Páginas

jueves, septiembre 30, 2010

MEDIOCRES


La envidia es el alma de la floreciente coalición que todos los mediocres forman por doquier, tácitamente y sin necesidad de acuerdo expreso, contra el individuo excelente en cada género. A alguien que sea excelente nadie lo quiere ver en su esfera de acción, sino que Si quelqu´un excelle parmi nous, qu´il aille exceller ailleurs [Si alguien sobresale entre nosotros, que se vaya a sobresalir a otro sitio (Helvecio)] es en todas partes la divisa unánime de la mediocridad.


Paralipómena, 242, p.543


Arthur SCHOPENHAUER

miércoles, septiembre 29, 2010

AL OFICIO DE POETA






Cantos de sueños delicados
como plumas de ave,
como alas de hada
y reliquias bajo llave.
Historias de desafíos,
leyendas épicas y gestas,
cuentos helados de frío,
fábulas de princesas muertas,
mares de metáforas breves,
folletines a la menta,
breviarios con sal y pimienta,
poemario de verso leve
y verso libre que te ahuyenta
donde lo real se ausenta
y la ilusión se aposenta.
Dramas de poca monta,
rapsodas para las fiestas,
rimas que se amontonan
haciendo parvas,
tejiendo nanas para las siestas
y acariciando el sol
que al calor de la lírica se empalma
y derrite hasta la piedra más enhiesta.
Flecha directa al alma
que los principios desmonta,
que la conciencia remueve
y que la pasión inflama.
Herramienta del poeta
que no llora cuando escribe,
son lágrimas de cocodrilo
que, sobre un folio de hilo,
el genio del artista llueve,
y la luna, como boba, se conmueve.

martes, septiembre 28, 2010

MI MICROMUNDO

MÁS DE MI EXIGUO MICROMUNDO

Mi micromundo cabe en un cuento de hadas
donde conviven mascotas con libros camaradas.
Soy una princesa medio bruja, sorda, muda, ciega, lerda,
me suspendo de una cuerda y siempre voto a la izquierda.
En la salita, una pantalla de televisor vacía
tiene el aspecto apagado de una ventana fría,
no me gusta lo que veo a través de ella ningún día.
Hay un sofá con una lámpara que parece una farola
y debajo está una alfombra que robé de una chabola.
Mi perro se viste con mono y se coloca una toca,
mi chacha utiliza bozal y ladra como una loca.
La chimenea de mi casa no echa humo, escupe estrellas
que según los entendidos son de las más bellas.
Desde una ventana hablo con la luna y la tuteo,
ella pide más respeto, que haya menos cachondeo.
Mi gata no está triste aunque es azul,
y aupada sobre las tejas viste una falda de tul
mientras no maúlla, ya que mi gata declama
arengando a las masas, arañando el alma con alguna soflama.
La cama donde yo duermo no tiene sábanas ni colchón,
duerme sola como yo, desnuda y con edredón.
Mi casita tiene por dentro un largo camino gris
que te lleva derechito hasta el cuarto de hacer pis.
Sus paredes son blancas y ríen aunque a días tienen miedo,
son educadas, calladas y no se tiran ni un pedo.
Cada noche tú me esperas al otro lado del muro,
cabizbajo, con las manos en los bolsos, sin un duro.
Esperas que la luz se apague y que todo quede a oscuras
para colarte en mi casa y en mi vida, para vivir mil aventuras
y, lo mismo que un ladrón, profanar mis aberturas.

lunes, septiembre 27, 2010

AZUL METILENO





Imagino dos seres en el mar,
imagino dos vidas en el cielo,
dos cuerpos desnudos sobre azul,
el azul de una sábana teñida en metileno.
El más pequeño y el más fuerte de los dos
se da cuenta que está solo, y busca
palmo a palmo al compañero.
Es inútil, ya se ha ido.
Bajo la sábana azul,
llorando como un niño,
me transformo en un ovillo.
Y sueño.



http://ana-erre.es

domingo, septiembre 26, 2010

LA MUSA INSPIRADORA





La musa inspiradora duerme en las sombras de su alcoba.
Los sueños, bien despiertos, asolan al escritor
y se deslizan patinando sobre una pista de tinta negra.
Van surcando caminos de papel satinado
con aromas a tabaco y a madera de caoba.
Al alba, la musa, laxa, ahoga un suspiro y perece,
mientras la mano del artista la cuna de un poema mece.

sábado, septiembre 25, 2010

SONETO (El arte de lo ambiguo)





De lo ambiguo sabemos hacer arte,
somos caras de una misma moneda,
haz y envés de una sábana de seda,
nostalgia que sostiene a un baluarte.

Un correo que mi amistad comparte
va sembrando con hojas la alameda,
un día serán pasto de almoneda
si no encuentro la brisca que me encarte.

Descubrir otro tipo de lectura
entre letras, igual que un criptograma,
puede ser que nos lleve a la locura
o nos haga bordar un pentagrama,
pero ¿hay algo mejor que la aventura
que se oculta detrás de un telegrama?

viernes, septiembre 24, 2010

IN-SOPOR- TABLE


Señora Esteban, usted no se aburre, usted… aburre. Directamente. Lo que pasa es que sólo aburre a una minoría de tarados que nos sustraemos a sus encantos, pobres mortales que no entendemos qué ha hecho usted de meritorio para estar a punto de ser izada a los altares en olor de multitud, por supuesto siempre después de ser considerada como “la princesa del pueblo llano”. Esta mañana ha llegado hasta mis oídos que ayer le dedicaron a usted un monográfico en “su” cadena privada –otro más, por lo visto-, en él usted era objeto de análisis y estudio sociológico por sesudos representantes del mundo de la política y de la farándula: Pilar Rahola –qué favorecida está usted, señora, desde que se dedica más a esto del cotilleo que a la política ciudadana-, Massiel –siempre innovando, no para de crear…-, Mila Ximénez –ex señora de Santana y… ¿qué más sabe usted hacer, aparte de echar las patas por alto cuando se siente agredida por algún contertulio, o salir llorando como la Zarzamora cuando se queda sin argumentos?, La Venenito, famosa cuñada de una famosa difunta… Kiko Matamoros, ohh… c´est mon homme! Siempre tan sutil y delicado, qué modales más exquisitos, ni que hubiese recibido clases de “saber estar” en un taller de Usos y Maneras impartido por la Señora Lomana… En fin, no estará de queja la Señora Esteban, el estudio concluyó que si se presentase usted a las próximas elecciones generales, cuenta con tantos adeptos que podría constituirse como la tercera fuerza política de la nación, más que IU, olé… toma del frasco, no me extraña que el Señor Llamazares en su día tomase las de Villadiego, se ve que él ya se olía esto. Y esto es lo que me han contado, pues he de señalar que no dispongo de información de primera mano, mientras ardía una pira en el estudio de Tele5 en honor de la princesa “ésa”, mientras se sacrificaba un buey… ¿correbous…? para ofrecer al gran ídolo sagrado de la cosa mediática, mientras se le rendía pleitesía como corresponde a tan alto cargo, yo me limitaba a currar de noche como cualquier otro bombero, guarda de seguridad, panadero, taxista, enfermero, camarero, camionero… vamos… para entendernos, lo que es la plebe lisa y llana.
Ahora concluyo, si me lo permite, con sólo cuatro puntos a reflexionar, y prometo no volver a tomar jamás su nombre en vano, créame, haré verdaderos esfuerzos:

1- Por mi parte no la reconozco como “princesa”. Dudo de mi adhesión a la Corona, pero en caso de tener que admitir princesa como animal de compañía, la mía es Letizia Ortiz, Señora de Borbón y Gracias.

2- Usted es inocente de cuanto le rodea, hace bien en poner el cazo, si yo pudiese ganarme la vida como usted, en lugar de estar cuidando tullidos, me pone en un brete, señora, pero puede que también le pusiese morritos a la cámara.

3- Considero firme y urgentemente, a tenor de lo establecido, la necesidad de hacer un estudio sociológico de masas a todos sus adeptos, a esos que corean su nombre diciendo ¡arriba la Esteban! Muchos de ellos, personas con sus propios conflictos domésticos, que a buen seguro y en muchos casos son superiores a esos de los que usted se siente víctima propiciatoria ¿Qué ha hecho, por cierto, de extraordinario, salvo defender el patrimonio y la honorabilidad de su hija?

4- Y esto se lo digo muy en serio y mirando a cámara, usted ya sabe…: Señora mía, no ha inventado la rueda, todos los padres de bien cometerían cualquier locura por sus hijos, con una diferencia… muchos, ante la desgracia de uno de sus vástagos, no matarían, simplemente morirían de pena, así, sin más… de una depresión, sin violencia, en silencio y sin cobrar ni un solo euro por echar espuma por la boca ¿qué le parece?


http://ana-erre.es

jueves, septiembre 23, 2010

ME ABANDONO AL BORDE DE UN ABISMO





Me abandono al borde de un abismo
y me desplomo.
Me hundo en el fango y cuando creo
que estoy sola y nadie mira,
asomo.
Mientras asomo asumo mi soledad, mi vacío,
y la tristeza de mi mano tomo.
Me das dos de cal y una de arena,
cuando llegas a mí,
aunque no estés eres aquí
y vienes a mí por pena.
Estás sin ser y de ti sólo queda
el eco de tu voz y las pisadas
húmedas y calientes de tus huellas,
ya sé, ya sé que el mundo va al revés.
A tu partida me quedé con ganas
de acariciar tus canas,
esa sola cana que brilla entre el oscuro
de tu pelo igual que una saeta.
Saeta fría y acerada que corta las ideas
y las parte en dos mitades,
una mala y otra buena.
La mala, la que te aleja de mí,
y la buena, la que aviva tu
curiosidad por saber qué
se esconde tras mi puerta.
Cuando no llegas,
aunque estás en mí no eres aquí
y no vienes a mí sino por pena.
Entonces…
me abandono al borde de un abismo
y me desplomo.
Me hundo en el fango y cuando creo
que estoy sola y nadie mira,
asomo.

miércoles, septiembre 22, 2010

NO HE NACIDO POETA




Yo no he nacido poeta
ni charlatán de los de antes,
ignoro decir te quiero
con frases altisonantes.
No uso bastón ni sombrero,
soy prosaico, bruto, llano,
distingo el blanco del negro,
al saludar doy la mano
con franco apretón sincero,
y del dinero y la clase
sólo conozco el tufillo.
Si huele a lluvia me alegro,
si veo el sol amarillo
apuntando con el dedo,
si noto la brisa fresca
y salada del mar cerca,
si hundo mis pies andando
por la playa, en su arena,
ya me doy por satisfecho,
aunque no sepa decirlo
y aunque no sepa contarlo
con frases altisonantes.
Pero siento… es lo importante,
me empapo y vivo cada momento
a mi manera,
con risas si estoy contento
y si estoy triste, con lamentos.
Qué pena, yo no he nacido poeta
ni charlatán de los de antes,
ignoro decir te quiero
con frases altisonantes.
Aunque no tenga recursos
literarios, ni controle la oratoria
y sea parco en palabras,
lo mío ya es otra historia,
sabiendo que sé y que sabes
que soy incapaz de hacerlo
con frases altisonantes,
yo sólo puedo y quiero decir,
ayer hoy y mañana,
que te quiero.

http://ana-erre.es



martes, septiembre 21, 2010

A CONCIENCIA





La ciencia se basa en la experiencia, o eso dicen.
El éxito en la paciencia.
La esperanza en la creencia.
La ilusión en la inocencia.
La seducción, a veces, en la elocuencia.
El poder en una imposible y envidiable omnisciencia.
La violencia, no sé si se basa, pero engorda con la violencia.
Los gozos y los placeres vienen de la mano de alguna que otra turgencia.
La locura, en mi caso, asienta sus reales posaderas en la reminiscencia.
El infortunio se digiere mejor desde la inconsciencia.
Si se va suelto de vientre, lo que conviene es la astringencia.
La hipocresía es hermana de la apariencia y prima de alguna extraña deficiencia.
La histeria se adivina bajo el velo de la bella indiferencia.
La tristeza ofrece como menú un plato a rebosar de inapetencia.
El frío aumenta con la ausencia.
Pero el calor no aumenta con la carencia, es más, se está más frío cuanto más grave es la falencia. Un consejo, si se pone bravo, se disfraza de advertencia.
La mejor vocación del ser humano es aquella que se resuelve con eficiencia.
Que te sientan muerto cuando estás vivo, no es un error clínico, eso es una penitencia.

lunes, septiembre 20, 2010

¡BUEN VIAJE!

Ilustre vate y viajero,
orador de baja cámara,
soñador, libre y coplero,
maestro, maño, prosista,
fue todo menos taxista.

Valiente, luchador y progresista,
uno, grande, congresista,
escritor, vagabundo, guionista,
sabio, testarudo, poca vista,
todo… salvo trapecista.

No a la guerra, no al trasvase,
¡a la mierda!
dijo al cáncer,
y se fue por donde vino,
de un portazo, todo digno,
íntegro, cabal, reconocido.

Hoy la Virgen del Pilar
rinde honor a Labordeta,
sacando de su mochila
una hogaza de pan,
jamón y vino de Cariñena,
quiere brindar con nosotros…
¡¡que te vaya bien, POETA!!

domingo, septiembre 19, 2010

FRACASO




Fracaso empieza con “fra”
de frac con fragancia a naftalina olvidado en un desván;
de frasco de veneno mezclado con esencia y servido a los
postres en tapete de franela, lo mismo que un café con pacharán;
de francesa con sabor a fresa aplastada en la calzada por
las botas de goma de un camión, nada más pasar Hendaya;
de fraterno, si es el beso que se aplican tontamente, con fruición,
dos amantes frenéticos y desbordados de pasión;
de frescos y frustrados opuestos que, rayando la locura
y rozando el desvarío, se bañan en el polo y,
descalzos, se deslizan bajo un iglú muertos de frío;
de frígida y fláccida versus lúbrica y Brígida mujer
rebosante de hermosura y aquejada de placer;
de fraguar masas antes de besar ladrillos y
de fregar suelos antes de barrer con los cepillos;
de frondoso bosque de ciencia ficción
donde juegas a corre que te pillo
y siempre pierdes porque vas en chanclas, pelo suelto,
camisón, bragueta abierta y calzoncillo;
de fragor clandestino, esa llama que se aviva y no se apaga,
que brilla y parpadea oculta en la oscuridad;
de fritanga, rebozados, ácidos grasos saturados,
sucedáneos, transgénicos y basura al por mayor.

Fracaso acaba en “aso”
como ocaso, el de los dioses y el de ese tren
que siempre pierdes aunque venga con atraso;
el de los posos que convierten en medio lleno a un vaso;
el del patetismo de nariz roja y peluca gualda de un payaso;
del cabello adolescente, siempre graso;
del caballo cojo que no galopa y trota al paso;
del vestido de una novia plantada ante el altar,
blanco desvaído, corazón roto,
falda de gasa, corpiño de raso
y dos meses de retraso.



sábado, septiembre 18, 2010

EL EXPOLIO





Vinieron unos hombres a por mí, eran tantos que fui incapaz de contarlos a todos. Les había de todas las razas y tamaños. Yo estaba sentada escribiendo, como siempre. Traían consigo una orden judicial según la cual debían arrestarme y llevarme presa a algún sitio. Pregunté la razón, aunque a decir verdad sin un gran entusiasmo, pues mientras escribo no me gusta que me distraigan, y el hecho de que me lleven presa o no, no deja de ser una mera anécdota de lo más literaria, de modo que seguí escribiendo como si tal cosa. Gracias a mi actitud pasota ellos perdieron la paciencia y por más que buscaron no la encontraron, así que me levantaron del asiento con muy malos modales, pues según dijeron no tenían todo el día para estarme contemplando. Entonces sacaron un envoltorio de un saco y de él extrajeron una prenda, lo que me pareció una camisa de fuerza, eso sí, la mar de bonita, en vez de correas, ésta tenía encajes y remates de puntillas. Muy furiosos empezaron a revolver cajones y baldas, registraron todos mis papeles, que no son pocos, y destruyeron aquellos que estaba escribiendo, arrojándolos después, sin miramientos, al fuego de la chimenea.
Observé sus maniobras en medio de un gran estupor y tristeza, aunque no dije nada por si acaso. Más tarde volví a preguntar, esta vez con mayor interés, pero tampoco me respondieron, eso sí, les oí cuchichear algo: “Mucho cuidado con ella al sujetarla, puede resultar peligrosa, está muy enamorada…”
Contra todo pronóstico no opuse ningún tipo de resistencia cuando me abrocharon la camisa por detrás; y mis ojos, secos y vacíos, no derramaron ni una sola lágrima al ver mis cartas de amor reducidas a cenizas.



http://ana-erre.es

viernes, septiembre 17, 2010

SABER AMAR A LA FLOR



Saber amar a la flor
es felicitar el día
y el momento en que nació.
La primavera propone,
el otoño dispone y prepara la tierra
para que el trigo se siembre.
Mayo cede su cetro, su aroma
y verdor a septiembre.
Hoja dorada de otoño,
albricias del primer retoño,
oro cálido divino,
caída divina de estío,
Baco no es dios, es adivino
y vaticina una otoñada sin vino
plena de flores preñadas de olores,
sin hollejos, sin espinas,
sin fiesta de la vendimia,
sin tinajas de barro
y sin amaneceres fríos.
El verano ya se apaga
y la vida, alcahueta al fin y al cabo,
antes que prenda la lumbre el invierno
y nos deje sin matices y sin brillos,
con su eterno menoscabo
nos deja risas y cuentos
que viajan en bicicleta,
un mago que extrae palomas
a través de una trompeta,
nos deja un árbol gigante
que surca hasta el infinito
y que se cree que es un cometa,
nos deja mil caramelos
colgados de una chaqueta,
la mentira piadosa precipitada al vacío
en los labios de un profeta,
nos deja una sola flor
de inigualable belleza,
la más hermosa y singular,
que siendo de color morado
tiene la frente morena,
la más querida …
qué curioso, no es planta,
tiene pies, vive descalza,
y aún siendo flor, camina,
canta, siente, besa, danza,
llora, ama y abomina,
tiene nombre de mujer, no es azucena,
margarita, iris, hortensia,
dalia, rosa, melissa o jazmín,
la que te dije, la mía,
la que prefiero…
tiene los ojos bonitos,
sonrisa de querubín
y los pétalos de seda,
con decir lo que te dije,
que se llama Violeta…
Imagen, cortesía de Google

jueves, septiembre 16, 2010

MUJERES SOLITARIAS




Mujeres solitarias
abiertas a vivir mil aventuras,
dispuestas a hundirse
en océanos profundos de pasión
y a dejarse devorar por
espumosas olas de colores,
olas frescas, cristalinas,
violentas, suaves,
silenciosas, cantarinas.
Mujeres solitarias
que se dejan embaucar
por corsarios bravucones,
por héroes de leyenda,
policías y ladrones,
faunos, dioses,
caballeros con levita, centuriones,
gatos negros y dragones.
Mujeres solitarias
que leen novelas de amor
tendidas sobre un lecho,
en la cocina, en el jardín,
a la sombra de un helecho,
en el patio de un colegio,
entre humos y fogones,
o sentadas en sillones
con una mano en el pubis
y con la otra en el pecho.
Mujeres solitarias
que piden guerra
y dan marcha,
son extrañas, complejas,
y se entregan sin darse
a romances inéditos,
flirteos escabrosos,
prohibidos y morbosos.
Mujeres solas…
son complicadas y hermosas.

SOCIOS


Quisiera hacer poesía de todo cuanto poseo,
quisiera hacer poesía de mis tardes de paseo,
quisiera ser poetisa, sí, la que te pone nervioso,
la que hablando de olvidarte siempre se muere de risa.
Quisiera ser la inspiración de tu vena literaria,
quisiera ser tan alta como la luna, sí,
y estar tan harta de curar las heridas de tu alma,
que para tu dolor bien quisiera ser una especie de vacuna.
Quisiera ser tu sonrisa, y cerca del mar tu brisa
para enredarme en tu pelo, entre tus brazos,
y vaciarme en tu mirada oscura, laguna de agua salada.
Quisiera volar contigo, libre, adúltera ilusionada
que flota ligera al viento como simiente de nada.
Si un día piensas que soy mala compañía,
que seas tú y no el destino,
arlequín de plata que habla por ti,
por mí, por el vecino y por mi gata,
quien decida lo que vas a hacer conmigo.
Quisiera ser el cómico que divierte a tu hemisferio de la risa
cuando te pones tan serio porque encuentras mil trabas
cada vez que caminas muy de prisa.
Quisiera ser más que amiga, amante o compañera, socia,
quisiera ser quien negocia contigo cada noche
el precio de las estrellas, el alquiler de la luna
y el traspaso de mis huellas en el colchón de tu cuna,
quisiera poner en venta mi amor y que tú me lo compraras
con un cheque al portador que me extendieras,
sin fondos, como siempre… son los gajes del oficio,
es parte de los negocios entendernos más allá de la razón,
lindando con la locura lo mismo que condenados a galeras,
juntos en su destrucción,
víctima y asesino en un potro de tortura,
somos la cara y la cruz de este consorcio,
será por eso… que a veces te llamo, socio.



http://ana-erre.es/

martes, septiembre 14, 2010

EL ÚLTIMO DÍA QUE ESTUVIMOS EN "CASA DELFINA"

Cuando dije que el gato de la Delfina se apostaba al otro lado del mostrador, no mentía… Ahí le tienen ustedes.
Antes de irnos de Cangas fuimos a despedirnos de ella y del Jesús, su marido nonagenario. Fue entonces cuando, ante dos copas de aguardiente, en un rincón del petit bar, ella fue contándonos entre dientes su amarga historia de pesar… como diría la copla. Frente al viejo –y casposo, todo hay que decirlo- bar de la Delfina, hay dos disco bares de esos que suelen estar frecuentados por jovenzuelos adolescentes. Le pregunté si los chavales no se metían con ellos, dado lo dañinos que son a veces cuando están en grupo y frente a los débiles y más vulnerables, aunque hay de todo, claro... La anciana empezó a largar y largar… y sí, se han metido con ellos hasta el punto de arrojar dentro de su viejo-local-vivienda un cóctel explosivo de los de fabricación casera, introducido en una botella de vidrio. Las gamberradas se han ido sucediendo en el tiempo, han ido in crescendo hasta el punto de tener que tomar medidas: recabar datos, pruebas, incluso informes de asistencia médica por crisis de ansiedad –un anciano nonagenario difícilmente puede digerir bien un ataque con explosivos en su casa, salvo que tenga una mente tan lúcida como otro adolescente, y ni eso… nadie está preparado para un susto de colosal tamaño-, a fin de presentar una demanda e ir a juicio contra los presuntos –siempre presuntos gamberros, aunque en este caso la presunción sobra, pues ellos mismos se habían declarado culpables- El juicio fue otra gamberrada, desde el abogado defensor hasta la jueza, pasando por los familiares de los chavales, se rieron todos de ella a mandíbula batiente, exhortándole la misma jueza a que “perdonase a los chicos las faltillas” y se olvidase del tema, naturalmente sin ningún tipo de condena, resarcimiento del agravio… nada de nada… es más… misteriosamente desaparecieron las pruebas de daños y lesiones que estaban en manos del abogado de la defensa. La Delfina no quiere ni oír hablar de juicios, se sintió humillada y burlada, mientras tanto, hasta hace algún tiempo en que han dado en remitir -¿calma chicha?-, los ataques se siguieron sucediendo con saña y alevosía, más aún amparados por la impunidad que parecían disfrutar los jóvenes delincuentes. Insultos a lo largo y ancho de la noche, exabruptos, pedradas, rotura de cristales, intentos de disuasión a los clientes que optaban por entrar allí a tomar una sidra o un vino… en fin, una guerra fría sin cuartel y sin conocimiento de causa. Yo le apunté tímidamente a la Delfina: ¿No ha pensado que alguien puede tener interés en ustedes abandonen este local tan antiguo y tan céntrico…? De hecho el citado local, que nunca se lo vendieron a ella, en cambio se lo han vendido a otros que esperan expire el plazo que determina la ley para que abandonen el sitio. Son meras conjeturas pero… se ven y se oyen tantas cosas…
La mujer dijo que sí, que había pensado en ello, que había pensado en que los chicos tal vez fuesen de alguna familia influyente… pero claro… sin pruebas… Afortunadamente, sean chiquilladas de niños discotequeros o no, les han dejado en paz una temporada, qué menos… respetar a un par de ancianos y un gato que se ganan la vida, por tradición o porque les sale del refajo, detrás del mostrador de una cantina, sin meterse con nadie. Pese a todo… relacionamos sus experiencias con un gesto elocuente que nos hizo un chaval antes de entrar, el gesto de no pasar, como si fuesen apestados los que viviesen en ese sitio.
El señor Jesús nos contaba que él había estado en el frente, en la Guerra Civil, le tocó en el lado rojo como le pudo tocar en el verde. Él no se considera de ningún lado, sólo quiere que le dejen vivir en paz, de toda la vida. Lo único que sabe es que en la guerra lo pasó muy mal: “[…] me tocó comer carne cruda de vaca, y gracias… pero yo no era de ningún bando, así que cuando vine del frente, que estuve en Bilbao, pregunté ansioso, al llegar a Arriondas, si buscábame alguien... […]”
-Por ti no pregunta nadie-
dijéronle.
Cuando nos despedimos de ellos, la Delfina nos dio un beso y nos dedicó el piropo más bonito que se le puede dedicar a alguien: Ha sido un placer conoceros porque sois muy buena gente.


lunes, septiembre 13, 2010

DON INSOMNIO




Ha vuelto a visitarme Don Insomnio.
Mal que pese y sea un incordio
es el hombre que me entiende.
Él me recuerda que crezco
y que ya dejé la infancia,
de eso apenas algún tiempo.
Dice que la vida es un tiovivo que gira
y cada animal un deseo.
De niño te ayudan a subir
y a elegir la cebra más hermosa.
Cuando creces y eres joven,
eres tú quien toma impulso,
se encarama y asoma.
Cuando creces más aún,
nadie te invita a subir,
si subes, puede que caigas
si no caes, puede que te empujen
aunque sea sin querer.
Tiene razón Don Insomnio,
ya notaba yo algo raro:
de una temporada a acá
el mundo gira en derredor,
y cada vez que echo mis brazos
para aferrarme a un deseo,
la cebra no ríe conmigo,
ahora cocea, me saca la lengua
y se ríe contra mí.

domingo, septiembre 12, 2010

LA POESÍA, A VECES, ME MATA



QUÉ PENA…



Qué pena… tener un mar y no tener arena,
qué pena de amistad desperdiciada
guardada en alacena lo mismo que oro en paño,
y ahora, tras la cena,
mirando a través de la ventana,
me ofreces como postre el fruto de un triste desengaño
que mi corazón cercena.
Qué lástima de amor abandonado
igual que se abandona, putrefacto,
un miembro mutilado.
Qué pena de lágrimas vertidas,
de dolores de garganta
por hacer de dique de emociones contenidas,
por ponerle un tabique a mi boca,
que quiere gritar como una loca
tu nombre, para que esté callada.
Qué lástima pasear a solas con el alma
apaleada por sufrir, ya ves qué pena,
un millón de humillaciones en cadena.
Qué pena… tener horquillas y no tener melena,
qué aflicción más tonta siento al recordarte
cuando echo la vista atrás, al saludarte,
y encuentro, sin buscarlo,
señalado en la página de un libro,
ese tiempo tan perdido que camina de la mano
de toda la energía necrosada
que aún cabe en mi cuerpo adormecido.
¿Qué extraño velo pinta tu mirada
tan distinto del velo que yo luzco?
Pues no vemos nuestra historia igual, deduzco,
a juzgar por tu valiente retirada.
Qué pena… tener escamas sin ser una sirena.
Qué lástima si el castigo que merezco, amando,
es el filo del desdén,
las telarañas del olvido,
el orín que corroe el hierro de una reja,
el hielo que se instala debajo de una teja,
el nudo imposible en la madeja
o el moho que cubre la comida en la bandeja.
Qué pena… si por no morir amando
tienes que matar viviendo
para que vivas sufriendo, mientras,
poco a poco, lo bueno que hay en ti se va muriendo.

sábado, septiembre 11, 2010

ESOS PERFILES...





He de presentarme a ustedes
para mostrarles mis habilidades,
y pese a no disponer de grandes credenciales
he decidido recoger el guante.
Sospecho que moriré como enfermera, Dios mediante,
pues la vida de escritora no me dio facilidades
para ganar el pan, el vino,
qué digo, ni un triste diamante.
En cambio sí que he conseguido gracias al donante
y al paciente tullido, un poco de vino y comer caliente,
salvo ese detalle tonto… del diamante.
No obstante soy equilibrada y perseverante,
de siempre escribí mucho y sólo por vicio
aunque no ganase nada,
y no hablo de títulos, monedas ni fama,
no me juzguen mal,
me refiero a ese extraño privilegio
de ver mi nombre impreso en una editorial.
Matando el gusanillo como pude,
a veces a pedradas,
disparé a cientos de talleres de diversa idiosincrasia:
ejercicios de relato, de guión,
estrategias anti-bloqueo, prosa, verso,
monólogo, cuento, distintos niveles,
en serio y hasta en cachondeo.
Por otro lado mi vida de artista
presenta alguna que otra arista,
para que me entiendan les daré una pista…
Gasto mi voz, energía y un tiempo precioso
como comediante, vaya tela,
pues no hay nada del diamante…
y es asunto enojoso
el que me lleva en el bolso
a ser actriz tan pobre como una rata,
siendo la que suscribe
del oficio de Talía y de Melpómene
poco menos que otra musa.
Como ustedes adivinan me dedico,
además, a la farándula.
Con estos mimbres que ostento
ignoro qué canasto haremos,
lo que sí les digo a todos,
puesto en el tapete
el álbum que aquí ven
con mis credenciales,
que frente a sus antecedentes
personales, literarios, culturales…
esta menda lerenda
se parece más a un cesto.
Tal vez por ese motivo es un honor
y un placer compartir con ustedes “esto”.


Dedicado a los coleccionistas de "perfiles"




http://ana-erre.es/


jueves, septiembre 09, 2010

SOY YO, FULANA DE TAL



Cándida y angelical,
cortante como el metal,
frágil como el cristal,
dura como el pedernal
y tan fina como el coral.
Recatada cual dama virginal,
tremendamente sensual,
arrogante, elegante, señorial,
lisa y llana como puta de arrabal.
Enferma de amor, sentimental,
poca carne y mucho vegetal,
luctuosa cual crespón de un funeral,
soñadora igual que un colegial
y ardiente, con un ímpetu animal.
A ratos, un ser antisocial
que enmudece con silencio sepulcral,
poeta de verso fácil, torrencial,
prolífica, más que un manantial.
Amoral, marginal, intelectual,
prosaica, escéptica, filosofal,
ferviente admiradora de un chaval
de Tudela, de Madrid, de Senegal,
no importa, eso da igual.
Tan pronto etérea y celestial
como la gallina más ramera del corral,
si es contigo, la postura le da igual,
a lo perro, vertical, horizontal
o encima del tálamo nupcial,
la cuestión es ser original,
mostrarse sensible y natural,
dando dos de arena y tres de cal,
con la donosura habitual
que luce a fecha de hoy
ésta que suscribe, ésta que lo es,
siempre tuya hasta el final,
soy yo, Fulana de Tal.


http://ana-erre.es

miércoles, septiembre 08, 2010

AL BÁCULO



Báculo ridículo,
soporte lírico
del poeta Cátulo.
Tallo de lúpulo,
bastón esdrújulo,
cacha de inválido
que mueve ilógica
señalando un túmulo
sin ponerle límites
ni trabas al versículo.
Santo metafísico
que custodia un pórtico,
siniestro habitáculo
que huele a patíbulo
al caer el crepúsculo,
y ofrece espectáculo
cerca de un montículo
con pinta de acróstico.
Enredo mayúsculo
en un tabernáculo
que es más un cubículo
de perfil agónico,
celado por un équite
con cacha de inválido
que mueve ilógica
señalando un túmulo.
Verán…
se lo digo sin escrúpulos
y en un tono lúdico:
un bastón esdrújulo,
cual soporte lírico
del poeta Cátulo,
siempre será un báculo
de lo más ridículo.




http://ana-erre.es

lunes, septiembre 06, 2010

ESTRENO DE LUJO




Se acerca el gran momento, la hora “H”, y se me hace extraño no ir incluida en el pack de actores del Grupo de Teatro Lorca. Acudiré al estreno de su rosa de pitiminí, doña Rosita la Soltera de Federico García Lorca, en la sala Borja y en ferias, cuando está garantizado el lleno de la sala, y lo haré desde el patio de butacas, como mucho estaré entre bambalinas, observando los movimientos de mis compañeros, pero sin tomar parte en nada, cualquier intento de colaboración, cuando uno no conoce la obra, puede ser para estorbar más que para otra cosa.

Se me hace extraño, sí… desde que ingresé en el grupo he estado en todas, siempre me he visto en ese trance que, salvo el enamoramiento, sólo puede provocar el hecho de salir a escena de un modo inminente, me refiero a ese enjambre de mariposas que sobrevuelan el estómago y que ponen a prueba nuestro temple. Mis condicionantes domésticos y familiares por un lado, el lado que más pesa, que es el que inclina desfavorablemente la balanza que sostiene y mide el teatro -y más cosas- en determinadas franjas horarias; y mi espíritu creativo, inquieto y ávido de probar continuamente aspectos nuevos, de explorar terrenos, aprender, probarme y demostrarme a mi misma con cabezonería: lo puedo hacer, lo puedo hacer, lo puedo hacer… me han llevado esta temporada a renunciar –que no renegar de…- Lorca. Al margen de lo que llegue en tiempos venideros, pues identifico lo que haré mañana y a duras penas, ya que mi sentido efímero de la existencia me lleva a no hacer grandes planes ni proyectos, diré que no hay impedimento que pueda aniquilarme el gusto por el teatro, por imaginar, pero sobre todo por escribir…

Por eso escribo desde aquí, desde allá, desde cualquier sitio, y aprovecho estos renglones para desearos lo mejor en este estreno, que cosechéis mucho éxito con la obra, que es preciosa, que luzcáis el nombre de Lorca por partida doble, el autor, el grupo…, y que vuestras interpretaciones estén a la altura del esfuerzo que habéis venido realizando toda la temporada, y a la altura de la escenografía, vestuario y cartelería que con tanto acierto han preparado algunos de los miembros de la peña. Cada uno desde su sitio ha colaborado como ha podido, estoy segura.
De la misma manera que Lorca -Federico- no está muerto, sólo duerme a ratos, y despierta de su letargo cada vez que alguien recita sus poemas o interpreta su teatro, el Grupo Lorca está vivo, tiene fuerza y afán de superación, no sólo a nivel profesional, me refiero a la superación de esos pequeños baches o palos en la rueda que afectan a todos los colectivos humanos donde hay más de un miembro –dos, a veces, son multitud-. También el Grupo Lorca –como el poeta- tiene sus momentos de desmayo, en los cuales, tras un largo bostezo, se adormece… pero después se despereza, realiza unos estiramientos, se lava la cara… y se pone a trabajar. Y a lo tonto, a lo tonto… crece una flor, en este caso una Rosita, que si no se casa no será porque no le salgan novios que le aplaudan y le dediquen “bravos” esta tarde en el teatro.

Echaré de menos el grito de guerra, si no estoy allí, hacedme un hueco –ya sabéis que ocupo poco- para unirme a vosotros en espíritu y decir aquello de: “Yo en casa me lo sé, ¡¡mucha mierda, Lorca!!” (O aquello del Chema: “A por ellos, que son pocos y cobardes”)

No soy amiga de consejos, prefiero las soluciones, tampoco soy quién para darlos… pero todos tenemos “trucos”… a mi me funciona –me anima- acordarme de alguien a quien admiro mucho cuando voy a pisar el ring, en esos momentos de concentración en que te frotas las manos, tienes la garganta seca, estiras los músculos del cuello, relajas los hombros y mueves los pies nerviosamente sobre el entarimado, no sé, pero… salgo de otra manera, convencida de ganar el asalto… No tiene porqué ser alguien del mundillo del teatro, puede ser una persona conocida por todos, por nadie, famosa, inédita, allegada, como sea… pero ha de ser alguien que transmita fuerza y sobre todo seguridad. Pisar el ring con esa imagen… es salir a ganar.

sábado, septiembre 04, 2010

A CANGAS


Actualización dedicada a Peter, la asturiana -de verdad- del grupo Lorca


El Güeña, el río sin dueña,
besa la frente al Sella, el río de “ella”.
A lomos de un jumento,
echando más de un juramento,
solicito a los musos
que de ideas me colmen
para que trabaje el numen
mientras yo visito el dolmen
y el puente romano,
que lo tengo a mano.
Así, bien a gusto, degusto
el queso, la miel y el orujo
cuando no está el brujo,
y te pongo a escuadra
por sacar al prau a la vaca,
y guardar la oveya, el pitu,
el caballu y la cabra, juntos y revueltos,
en la misma cuadra.
Son cosas de trasgus,
de mitologías y de abracadabras.
Si suena la gaita, Asturies ye puxa,
me muero de risa y se ríe la muxa
cuando ve bailar al salmón,
al barbu y la trucha
esquivando el cebo debajo del agua.
Hay niebla en los Picos y sol en los Lagos,
yo no me lo explico:
aunque no me muevo, bajo sin enagua
cada vez que subo allí con mi novio,
es de junto a Llanes, del mismo Celorio.
Caricias de lluvia al entrar a la gruta
onde ye la Santina.
Mira que es menuda, menuda ye la Santina.
La de Covadonga hoy está que trina
y no es para menos,
en lugar de sidra le han llevado anís
viviendo, como vive, en Cangas de Onís.

viernes, septiembre 03, 2010

EL PUYAZO DE LA POLÉMICA


Se acercan las ferias y fiestas de Pucela, Nuestra Señora de San Lorenzo, con sus típicas y tópicas cositas, más o menos como todos los años: teatro, casetas dedicadas a la gastronomía, carruseles, conciertos, peñas, unas calles más abarrotadas que otras, aproximadamente las mismas calles que se abarrotan siempre… y los toros.
Supongo –no, estoy segura- que acudiré a una corrida, no sé ni cuál de ellas, imagino que a una definida por un buen cartel.
Aprovecho la coyuntura de lo que está pasando en torno a la fiesta de los toros –no me atrevo a denominarla “fiesta nacional” puesto que para algunos no lo es, considerándose españoles- para expresar mi opinión.
Soy aficionada a los toros, antes más que ahora, pero no soy radical y mucho menos salvaje. Antes de llamar “salvaje” a alguien hay que conocerle, so pena de faltarle al respeto gratuitamente. Entro al trapo –nunca mejor dicho- empezando por declarar mi enorme adhesión y amor a los animales, desde el momento en que siempre he tenido a mi lado –en un piso- más de uno de ellos, actualmente dispongo de perro, gata, un gato callejero que he adoptado recientemente y una chinchilla que me va a venir en breve. Aún así, y sin entrar en más debates, considero que, de toda suerte de muertes que se le pueden infligir a un animal como un toro, una res, una oveja, un cerdo… ¡un tostón o un lechazo! sí, uno de esos pequeños lactantes de peluche que todos nos zampamos tan ricamente en Navidad y otras fiestas de guardar… digo, de toda clase de muertes que se pueden aplicar –también- a un indefenso cachorro para acabar convirtiéndole en asado, tal vez la más honrosa y reglada –de reglamento- sea la que se le da al toro bravo en la plaza. Abomino y detesto los encierros populares, lo siento por el Toro Vega y la madre que le parió al que le clavó la lanza; lo siento por los fervorosos adeptos con que cuenta el toro ése al que le ponen antorchas en los cuernos, si es tan inofensiva dicha práctica decía yo de ponérselas en sus cuernos a cualquier mozo del pueblo… detesto los chapoteos acuáticos a los que son sometidos algunos novillos en fiestas populares del litoral Mediterráneo; detesto esos “inocentes” encierros en los que atan la cornamenta de la res con unas cuerdas y le zarandean de un lado a otro –digo lo mismo que con las antorchas, amárrense con sogas sus propios cuernos, señores del pueblo llano-; detesto la bonita y pintoresca ceremonia de la matanza del cerdo, qué bonito cuando le chamuscan –a veces- aún con vida ¡espectacular! Detesto –no he soportado un youtube entero- ver cómo son sacrificados los bichos en mataderos, izados en una cadena de desmontaje, claro que… antes de eso viene lo del transporte en camión bien hacinados todos ellos, por no hablar de la vida a cuerpo de rey que lleva un choto criado a pienso durante unos meses, inmovilizado en una cuadra de escasos metros cuadrados y sometido a un proceso de cebado y engorde artificial para ser sacrificado a la temprana edad de… ¿añojo viene de año? Pues eso, en unos doce meses…
Siento ponerme borde, pero siendo niña me llevaron a un pueblo castellano donde había fiestas –he de decir que nunca más fuimos a un encierro de esos-, íbamos a la verbena nocturna, es decir, después de acabar el encierro, y allí vi cómo, en un callejón sin salida, agonizaba en un charco de sangre, apaleado por los mozos, un novillo.
También en otra localidad soriana, yendo de paso por carretera, coincidió que era la fiesta de la matanza del cerdo, repito ¡qué bonito! Y son indescriptibles los chillidos del gorrino, cortan los sesos, lo juro.
Un niño no puede olvidar eso jamás, nunca… me quedó grabado en la retina y en el cerebro, pese a ello de mayor fui a la plaza a ver corridas de toros… no diré que siempre he visto hacer allí las cosas del todo bien, no diré que siempre he mirado al albero, a veces he sentido vergüenza ajena y he mirado hacia otro lado en plan cobarde, no digo que sus detractores no lleven razón.

Por eso no voy a hacer apología de las corridas de toros, no pienso salir –llegado el caso- a manifestarme ni en un sentido ni en otro respecto a ellas… Sólo, apelando a la coherencia e intentando ser objetiva dentro del subjetivismo de cada uno, apunto un par de cosas, a saber:

A) Los radicalismos nunca son buenos. Los últimos acontecimientos en ese pueblo de Guadalajara donde han cargado contra los antitaurinos que fueron a manifestarse con una pancarta, me dan asco. Lo que la gente llana defiende como “tradición que hay que respetar” se desmantela en un minuto, tradicional era antaño ir a lavar al río como lo hacía mi abuela, rompiendo el hielo con las manos, y desde que se inventó la máquina de lavar ya nadie quiso hacerlo –por típico y bucólico que fuese el asunto-; tradicional era antaño ir en carro de una localidad a otra aunque se tardase un mes, y ahora, si podemos hacerlo en avión, mucho más rápido, no lo hacemos ni en coche… en fin, apelar a la tradición para mantener costumbres dignas de abominación, y encima ponerse heavy con aquellos que lo censuran, me parece un disparate que descalifica a los citados lugareños.

B) Las corridas de toros disponen de un reglamento, y esto es bueno… de alguna manera hay unas normas establecidas, de obligado cumplimiento, que tratan de sembrar el orden y evitar tropelías. ¿Quién regula esas normas? Lo hace el Ministerio del Interior –si es cultura, ignoro porqué no lo hace el de Cultura…- a través de unos obsoletos estatutos que se remontan a la época de Cúchares. Si la memoria me es fiel, creo que el único Ministro que se atrevió a “tocar” un poco el reglamento taurino fue Corcuera, de eso hace tiempo y porque él era un gran aficionado. Se limitó a aligerar el peso del peto de los caballos de picar, a fin de que el toro no se enfrentase a un paredón, y poco más…
Mi reflexión es la siguiente: ¿Por qué el ministerio responsable –del color político de turno- no se ha preocupado nunca de actualizar dicho reglamento, conforme a los tiempos que corren, con el fin de conciliar y acercar posturas, las de aficionados y contrarios –dentro de lo posible, que será poco, supongo?

Por poner un ejemplo, si el diestro no anda fino con la tizona, y no mata el morlaco a la primera, pierde la opción de cortar trofeos… entonces, digo yo… ¿por qué prolongar la agonía del animal? ¿Por qué no evitar el bochornoso y desagradable espectáculo de estar viendo cómo pincha en hueso una y otra vez, hasta diez, y hasta que el respetable grita ¡mambo! desde los tendidos?
Modifíquese el reglamento de tal modo que, o el diestro mata a la primera, como mucho dos intentos, o se devuelve el toro a los chiqueros a fin de apuntillarle o darle muerte de otro modo menos cruento y/o “espectacular”.

No me extraña que los antitaurinos echen las patas por alto porque a mí también me entran ganas de hacerlo. Entiendo que un Ministerio de Interior está para otras cosas más importantes y no para perder el tiempo, pero las normas pasan de moda, las generaciones también, las aficiones a veces… la polémica no, y a día de hoy, la polémica está servida. O los responsables de reglamentación taurina se aprietan los machos, o lo de los toros va de cráneo. Nadie sea tan ingenuo como para creer que dicha especie animal va a sobrevivir fuera del uso que se le da en las plazas: no sirven como mascotas, criar un toro con raza y trapío es muy caro, son muchos años, muchas tientas hasta lograr un encaste con bravura y presencia, mucho terreno para que el animal corretee durante los años de su vida y desarrolle musculatura; casi todos los ganaderos de lidia son vocacionales de dicha cría, y tienen otro colchón económico hasta que logran beneficios a su costa… Yo no me aventuro a hablar de fútbol o baloncesto porque no tengo idea, sería una frivolidad… hay quien habla de las cosas sin saber, también de los toros. Seamos serios y busquemos soluciones sin rasgarnos las vestiduras, contemplando que hay que ir con los tiempos y que los antitaurinos no son un grupo de majaderos charlatanes, tienen sus razones. Confieso que me hubiese gustado ser periodista, cronista taurina, lo hubiese hecho bien, pero no pienso salir a reivindicar nada… me pasa lo que al Ministerio del Interior: no estoy para perder el tiempo.
(en la imagen, la que suscribe toreando una vaca asturiana en lo alto del Fito)


jueves, septiembre 02, 2010

FECHAS DE PRÓXIMAS EXPOSICIONES

Con permiso de la autoridad competente y si el tiempo no lo impide, Poeta lo serás tú estará en Cangas de Onís, en la Casa de Cultura, desde el 25 de octubre al 15 de noviembre.

A partir del 16 de noviembre, hasta el 30 del mismo mes, estará en Valladolid, Bailarín Vicente Escudero.

De momento sigue en Zamora, se pospone a lo largo de otra semana -de momento-, pues, según el responsable de la Sala, la exposición conjunta funciona, suscitando el interés del público y registrando buena entrada.

Pues mira qué bien...

miércoles, septiembre 01, 2010

HOY ES EL JUICIO FINAL


Hoy es el Juicio Final
y soborno al Leviatán
que me arbitra,
éfeta que por bonete
luce mitra
y por mazo usa tridente.
Él me quiere condenar
con contumaz porfía
por un amor inconcluso
en un pasado difuso,
y me ejecuta al alba cada día
por la pasión desbocada
de unos ojos que se miran
cuando los labios
callan y se besan a distancia,
en una especie de orgía.