Páginas

lunes, agosto 29, 2011

HEXASILABEANDO


Prefiero no verte
si no he de tenerte,
prefiero no hablarte
si no puedo amarte,
prefiero mentirte
si no he de sentirte,
prefiero dejarte
si no he de besarte,
prefiero esperarte
si no he de gozarte,
prefiero ignorarte
si no he de tocarte,
prefiero leerte
si no he de beberte,
prefiero velarte
si no he de vivirte,
prefiero vivirte
antes que matarte
en un mundo aparte
de Plutón a Marte,
virtual, con arte,
eso, por mi parte
y por no olvidarte.

jueves, agosto 25, 2011

ME GUSTA LA GRISURA DE LA TARDE

Me gusta la grisura de la tarde,
el reflejo de tus ojos en un escaparate,
la gente que pasea por la calle, ajena a ti y a mí.
Me asusta la espesura de una noche cerrada, sin fisuras,
preñada de insomnios
y bañada en pesadillas de lunas de neón.
Me inspira el frescor de la alborada,
el aroma a tierra prometida que presagia
el mejor día en el fondo de una taza de café.
Me asfixia el rubor del mediodía que tizna de aceite
la pizarra expositora de un corazón de tiza
con un menú del día dentro de él,
el mismo óleo que lubrica las agujas del reloj
que marca nuestro tiempo,
el que sentencia nuestra suerte, la mía sobre todo,
de no volver a verte como ayer,
ni en tu vida ni en mi muerte.
Quisiera ser poeta para mojar tu aliento,
captar tu asentimiento, fervor y admiración,
con sólo la piel que tapiza de sudor mis sentimientos,
este cuero desgastado que esconde como puede,
cada vez que te pienso, el temblor de mi emoción.
Quisiera ser Alberti para poder trepar a ti con un poema,
sin pasar como una mema,
haciendo equilibrios por tus sueños
sobre una pasarela, sobre una cuerda floja,
descalza, cubierto mi pudor, que ya ni existe,
con una triste hoja de cualquier árbol perdido,
ahorcado con el tallo de alguna enredadera.
Quisiera ser Neruda y hablarte en veinte temas,
inconfesables canciones de amor,
cara a cara y sin complejos, vestida de azul,
embutida en un traje de sirena, ceñido,
sin reflejos y abrazado por un tul,
para no tener que hacerlo como siempre,
en silencio, tan a oscuras, tan a solas…
tan desnuda como muere sin corteza el abedul.

miércoles, agosto 24, 2011

ESENCIAS

Locura gris que viaja en bicicleta,
pasión que estalla cuando el genio prende su espoleta,
mohín, puchero, berrinche de una carta de amor
escondida en la maleta,
libertad de futuro ceñida a un voto,
oráculo que vaticina con una triste papeleta,
ilusión perdida, por no asida,
a las crines de un cometa,
gnomo ebrio de un hechizo,
realquilado de una seta,
la piel tersa de un atleta, agarrotada
bajo un músculo disfrazado de agujeta,
beso soñado, caricia imaginaria,
frase lapidaria, mejor aún cuando es escueta,
lumbre que abrasa los bajos, cómo no…
los de una cazoleta.
La fragancia renovada de una dama
envarada y obsoleta,
es hoy la música de fiesta,
el veraneo en la playa,
las cosquillas del colegio en la toalla,
una raya de chicle,
y, de chocolate adictivo, una tableta,
el guiño de un payaso majareta,
el llanto callado en el recuerdo de un poeta,
garbanzo prominente en la rapaza
que presagia, en la mujer, la turgencia de una teta,
el aroma de una niña pitonga con coleta,
graciosa y pizpireta,
que deja vaharadas tras de si
de parques sembrados con galletas,
de cielos con nubes en forma de avioneta,
alfombras de césped natural
y flores animadas como ella,
cuya historia virtual se transcribe en un guión,
formato de escaleta,
salpicado en una esquina con esencias a Violeta.

lunes, agosto 15, 2011

EN COLORES

Pintando de colores los recuerdos,
la infancia va del rosa al sol en amarillo,
las calles visten sus tejados de añil,
de rojo pintamos los amigos, con cariño,
el otoño, el chocolate y el colegio, de marrón,
el azul va de la mano de la playa al primer beso,
el invierno cubre de blanco con su manto de armiño,
y vamos tiñendo de verde la esperanza que presagia
esa negra desventura que deja siempre,
tras de si, la muerte del amor.

jueves, agosto 11, 2011

COMPAÑERA SOLEDAD

Compañera Soledad, que conmigo viene y va.
Con ella amanezco y me acuesto,
si ella está, yo estoy con ella, si yo soy, ella es conmigo.
Al caminar se adelanta y me va abriendo camino,
ir sola no me espanta, pues ella es quien desbroza
de hojas secas y muertas lo que marca mi destino.
Es muy triste un recorrido sabiendo que no hay recuerdos,
y, si los hay, son contigo, Soledad.
Pero es más triste a la vez, no teniendo recuerdos,
ver un futuro sin luz, donde si algo me ilumina,
es un farol, Soledad, ésa eres tú.

miércoles, agosto 10, 2011

LOS SUEÑOS SON...

Los sueños son realidades
para el subconsciente,
quimeras para el consciente,
obstáculos para el indolente,
son… acicate del valiente,
parque temático del sexo para el caliente,
pesadillas para el doliente,
bálsamo para el creyente,
procaz válvula de escape para el decente,
los Reyes magos del inocente,
la lógica para el durmiente,
ventana abierta para ti, que te tengo enfrente,
la antítesis de lo evidente,
piscolabis para el apetente
y banquete del inapetente,
el listón más alto para el incompetente
y un paso más para el inteligente.
Los sueños son… deseos hibernados
en éxtasis latente y permanente,
y, para los amores imposibles
y los viajes a ninguna parte…
los sueños siempre son el máximo aliciente.

lunes, agosto 08, 2011

sábado, agosto 06, 2011

EL ADIÓS

El adiós es portazo a un hasta luego,
rúbrica cenicienta cuando hay fuego,
ilusión de gol en un fuera de juego,
jaque mate a la fidelidad del mujeriego,
la primera luz del alba al nocherniego,
huelga de bastón y perro guía para el ciego,
mazazo a mi esperanza cuando digo
“vuelve a casa, te lo ruego”.

jueves, agosto 04, 2011

EL INDIGNADO ERRANTE

Creo que puede haber sido un error. Me refiero a cómo se está manejando el desalojo de los del 15-M de la Puerta del Sol, y posterior ocupación, por parte de los mismos, de otras puertas y plazas castizas. Y no tanto por el hecho de levantar la acampada, cuestión que empieza a parecerle sensata hasta a las mentes más obtusas y recalcitrantes, pues no es plan lo de la acampada eterna y de por vida, sino por el pseudo-estado de sitio que han improvisado las autoridades de la noche a la mañana, con un férreo control policial ante el acceso de los viandantes a dicha plaza, estén más o menos indignados. Lo que está claro es que los que van a acabar hasta el mismísimo fandango van a ser los comerciantes de la famosa puerta y calles aledañas, pues si antes se quejaban de las pocas ventas por culpa del camping, las hortalizas, las pancartas, los residuos y los manifestantes, ahora protestarán, como es natural, por las pocas ventas debidas a la ausencia de clientes, vamos… que Sol se ha convertido poco menos que en una plaza fantasma, y eso que no están cercanas las doce campanadas del San Silvestre de fin de año, pues de lo contrario a más de uno se le iban a indigestar este 2011… me imagino a los de la bolsita con las uvas y la botella de cava peregrinando por las calles madrileñas, cual ánimas en pena, buscando un ponedero donde ubicarse para tragarse las uvas y ya de paso la rabia. Si la diáspora se ha llevado a cabo para limpiar los espacios por la llegada de Susan –tidad-, me parece delirante; si ha sido por reafirmarse el nuevo responsable de Interior, bueno… me parece legítimo por su parte aunque puede que inoportuno o inconveniente; si ha sido por finiquitar lo que parecía un bucle sin salida… me parece razonable en el fondo aunque tal vez un poco brusco en los modos –considerando que la guardia pretoriana, hasta esta misma noche, ha mantenido una actitud correcta y acrisolada frente a los muchos insultos que tienen que escuchar de tantos labios indignados-.
Dicho esto… no voy a hablar del movimiento indignado, y no porque me corte, que quien me lee ya sabe que no me corto un pelo, sino porque ya he opinado y dicho cuanto tenía que decir al respecto en comentarios anteriores, lo único que apostillaré es que, si bien antes, contaban con mi simpatía en cuanto al contenido de sus prerrogativas, aunque dudaba de la eficacia de sus métodos, ahora no sé ni qué decir… ignoro si es de mi agrado lo que solicitan, porque entiendo que lo que era sólo un medio -estar emplazados en un sitio- para conseguir unos fines –hacerse oír e informar a los ciudadanos que así lo quisieran-, ahora se ha convertido en el propio fin, en su leitmotiv, digamos que estos días para nada se habla de reivindicaciones, se han convertido en un pueblo errante y enquistado al que sólo parece inquietarle dónde colocar sus reales posaderas en una especie de apuesta o pulso contra policías, políticos, etcétera, etcétera… correteando de un lado para otro, jugando al gato y al ratón, a ver quién se quema antes, a ver quién claudica más pronto, vía SMS, vía Internet… sólo conseguirán desalojarnos a ostias, es lo que dicen… Para alguien que quiere hacerse escuchar es importante disponer de un sitio desde donde poder arengar, lo que ya es difícil es conseguir en la vía pública alojamiento a pensión completa para tres mil, cuatro mil, diez mil personas… a tiempo indefinido, claro, es lo que tiene ser tantos a informar, a pedir, a votar, a planificar… si al menos hubiese una comisión de varios, siempre sería más sencillo cederles un espacio por parte de alguna Asociación Vecinal, Centro Cívico o similares, pero es que un salón de actos para tantos… se me ocurre la Plaza de las Ventas o el Palacio de Deportes. Sería cosa de hablarlo con los responsables.
En fin, que no sea por falta de ideas… que no se diga… apunto otra: tal vez deberían solicitar una subvención –dicen que al Papa le vamos a pagar el viaje ¿no?- al Gobierno, Comunidad Autónoma o localidad correspondientes, para que le fuesen sufragados los gastos que le acarrearía al Movimiento 15-M alquilar… ¡un camping! por ejemplo, así todos contentos: comerciantes, policías, indignados, usuarios que podrían acercarse hasta allí para informarse, incluso el dueño del camping… que estaría encantado de tenerle al completo de por vida, pues… sospecho que esto va para largo, hay quien apunta que es prematuro pedirle al movimiento que disponga ya de una organización eficaz y de líderes, del mismo modo que estoy segura que ellos entienden que sus demandas –reformas legales, incluso de la propia Constitución- necesitan de bastante tiempo para poder realizarse: cambiar las leyes, la sociedad y la vida no es llegar y… ¡pumba!



Imagen cortesía de Google

miércoles, agosto 03, 2011

De medusas y demás incordios



Cuando uno cree haber escuchado las mayores majaderías del mundo, todas, siempre viene otra que supera a la más gorda de las anteriores. Y es que los espacios de noticias de la televisión dan para mucho, qué quieren que les diga, ya he aludido aquí más veces a dicho aspecto y no me canso… no me canso de loar esos momentos de gloria que nos procuran los telediarios a los irónicos vocacionales –que no vacacionales- como yo, que ya empezamos a padecer el Síndrome Vinagretti, es decir:

a) Nos hacen gracia sólo esas cosas que ostentan la condición de graciosas. b) La estulticia humana carece de maldita la gracia, por eso y por el punto “a”, cada vez nos mostramos menos risueños ante la estupidez más palmaria.
c) Es propio del Síndrome Vinagretti decir lo que se piensa sin tapujos, caiga bien o caiga mal, sea políticamente correcto o no. Es contrario al Síndrome Vinagretti la hipocresía y la condición de bienqueda cuando es imposible quedar bien si uno se ve obligado a mojarse ante determinados temas.

Básicamente éste sería el manojo de condiciones, entre otras, que ha de reunir un Vinagretti como mandan los cánones para ser considerado tal, a lo que íbamos… la noticia hoy digna de mención es la que da cuenta de la aparición de centenares de medusas en el litoral playero del Mar Menor. Los usuarios de la playa se indignan por dicha intromisión. Una bañista panzuda va más allá y, ante las cámaras, increpa airada a las autoridades municipales diciéndoles que eso no se puede consentir… que a ver qué hacen con las medusas, porque ella paga sus impuestos. Olé.
Digo ¿qué tendrán que ver las medusas con los impuestos…? ¿Las medusas no son unos bichos naturales y oriundos del medio marítimo? Ya me figuro que el hecho de bañarse con medusas al lado, rozándote los muslos, tiene que escocer y mucho, pero… ¿quién tiene la culpa? ¿Ellas por estar en su casa, o nosotros por entrar sin pedir permiso? Si lo pensamos detenidamente el mar es “su sitio”, las medusas sólo tienen ese sitio. No es nuestro hábitat natural, y nosotros, a diferencia de ellas, podemos optar, si nos disgusta su compañía, por quedarnos en tierra, subirnos a una barca o irnos al chiringuito más próximo a degustar un refrigerio. Puestos a decir verdades, tal vez a ellas tampoco les agrada nuestra compañía, ni ver cómo invadimos su terreno y nos meamos dentro de él, pero claro… los sufridos celentéreos no pagan impuestos, de modo que no pueden exigir que nos echen de allí con cajas destempladas cuando llegan los rigores estivales.
Y es que cada día los humanos aguantamos menos, eso está demostrado. Cuanto más tenemos, más queremos. Lo invadimos todo, el mar, la tierra, el aire, los bosques, la montaña… y en cuanto llega el hombre –el ser más inteligente de la Creación, o eso nos han vendido-, toma del medio aquello que le mola, que puede darle dinero o diversión, pero aquello que no le viene bien, ya está sobrando. De alguna manera todos nos hemos sentido conquistadores alguna vez cuando hemos llegado a un hábitat nuevo donde los verdaderos dueños no son los humanos, sino los “otros”, las bestias… pues nuestro arrojo natural, que permite que nos enfrentemos a peces, aves, mamíferos, plantas, árboles, rocas, ríos, etcétera, se ve diezmado o mudado a cobardía cuando el hábitat en cuestión es patrimonio de un poderoso hacendado o es la mansión de un jeque árabe, por ejemplo. Y nadie se rasgue las vestiduras negando la mayor porque es así, lo hacemos TODOS en mayor o menor medida, nos guste oírlo o no. Así pues, en las ciudades las palomas están de más, las cigüeñas son mal vistas, si aparece en los aledaños de una granja un lobo –con los pocos que debe haber- y se le ocurre zamparse una gallina, para qué queremos más… hay que cargarse ese lobo como sea, de los insectos ni digamos… una cucaracha en un hogar provoca entresudores, qué digo, una crisis de histeria o de ansiedad, y no es que la negra bigotuda sea grata de ver, pero también es verdad que, afortunadamente, todo hay que decirlo, no nos cargamos con la misma ligereza al zángano del quinto derecha, aunque sea mucho más dañino, que a la pobre cucaracha. Tengo casa de pueblo y, las cosas como son, cerca de la vivienda merodean arañitas, hormigas, pájaros, avispas, abejas, mariposas, saltamontes y lo que haga falta… a cuántas arañas no les habremos invitado a salir de esta casa cortésmente sin aniquilarlas… pero hay más… llegadas las vacaciones o la fase lógica de su crecimiento, a muchos les molestan las mascotas que adquirieron ellos mismos unos meses atrás, o que con tanto mimo les obsequiaron; molestan las personas ancianas… molestan los críos cuando se acaban las clases del colegio o la guardería, y buscamos coartadas para que, cada vez más pronto, vayan a estudiar inglés a no sé dónde y nos dejen en paz, nos molesta TODO. Nos creemos los reyes del mambo y pedimos solución a todos nuestros requerimientos –incluso al desalojo de las medusas- sólo por el hecho de pagar impuestos, hay que joderse.

ricos, ricos... y con fundamento

Los ricos de cuna, nuevos ricos, banqueros adinerados y grandes empresarios, no son monstruos, sólo son ricos. Si nosotros, los pobres, hubiésemos nacido con esa deliciosa tara, tendríamos los mismos hábitos, usos o costumbres que tienen ellos. Hay que ser compresivos, y sobre todo… apuntar bien de qué lado caes cuando llegas a este mundo.

martes, agosto 02, 2011

LA DAMA DEL CUADRO

Sola. Desde el otro lado del cuadro, la mujer de Romero de Torres mira de soslayo.
Oculta tras un gato su rostro y sus ojos llorosos. No quiere que los visitantes la veamos llorar, pese a todo, no tiene mayor inconveniente en mostrar su desnudez y su femenina fragilidad. Nosotros disimulamos, hacemos como que no la vemos mientras con el pie pisamos el charquito de lágrimas que se va formando junto a la pared que sostiene el cuadro. En realidad no queremos hacerle daño. Sola. Sola se queda de nuevo cuando nos alejamos de allí a otras salas del museo. Tras nuestros pasos, solas se quedan las huellas mojadas que van dejando las suelas de nuestros zapatos sobre el pavimento.

lunes, agosto 01, 2011

EL PÁNICO (soneto)

El pánico no esconde cobardía,
es una emoción que atenaza el ánimo
desmenuzando el máximo en el mínimo,
vistiendo con crespones la osadía.

El espanto puede ser flor de un día
al hundirnos por siempre en un desánimo,
de puro generoso, tan magnánimo,
que irá junto al pavor en cofradía.

Huyendo de la senda del valor,
el valiente se enfrenta temerario
y planta cara al miedo y al horror,
sin saber cuánto pesa el adversario,
sin un lúcido atisbo de temblor,
cuando guarda el canguelo en un armario.