Páginas

jueves, febrero 28, 2013

EL DÍA A DÍA ES LA RUTINA


 

El día a día es la rutina

que me lleva en tiovivo donde siempre,

gira y gira, vuelve tras sus pasos

y encarrila mis costumbres como ausente.

Por angostos pasadizos

se deslizan oscuras ilusiones de imposibles,

palpando trémulas paredes de papel,

de ésas que se quiebran sólo con tocarlas

y se pudren, verdes, de humedad.

Pisadas fugaces de hombres turbios

se resisten a partir de suelos turbios,

 impregnados de alcohol y de locura,

será por eso que, delirios y quimeras,

se funden con el humo

y se alejan saludando con pañuelos

sobre trenes de juguete,

mientras mi rutina, rulando en un tiovivo,

vuelve siempre, pesada y anodina,

al oír el pitido de un señuelo.

martes, febrero 26, 2013

AL TERCER MES RESUCITÓ


AL TERCER MES RESUCITÓ

Al tercer mes resucitó. Por fin.

Cuando asomó majestuosa a través de la puerta de la cocina, él aún seguía allí, como si estuviese esperándola, sentado junto a la mesa y frente a la puerta con un plato de sopa reseca ante si. Sonrió al verla aparecer de nuevo, y en su rostro se heló dicha sonrisa, quedando petrificada con esa mueca tonta que se les pone a las calaveras bajo la naricilla respingona cada vez que se mueren de la risa. Pareció alegrarse sinceramente de tenerla otra vez a su lado, quién se lo iba a decir… después de muerta poder disfrutar nuevamente de su aroma inconfundible. Estaba espléndida, radiante, incluso aquel antiestético orificio practicado en el abdomen con un cuchillo de grandes dimensiones, después de tantos días, lucía tan oreado como la curada cata de un jamón de Teruel. Fue una verdadera lástima comprobar, al acercarse a su lado, que había cambiado de perfume y el de ahora resultaba más añejo, olía como esos caserones abandonados que huelen a moho y a cerrado.

Por su parte ella no pudo evitar tampoco un amago de amarga sonrisa de triunfo al evocar aquel día en que él, tras haberla apuñalado, se sentó a la mesa y le dijo:

-Querida, humm… qué rica te ha salido hoy esta sopa, tienen un no sé qué que le da un sabor…

-Pues que te aproveche, cariño, tómatela entera y no dejes ni una gota, es toda para ti-  respondió ella con un rictus maléfico, sujetándose el vientre entre estertores de agonía.

Entonces fue cuando él dejó caer su cabeza hacia atrás y empezó a salirle un montón de espuma a través de la boca de la manera más tonta, aquella boca que tantas veces la había besado y que en esos momentos parecía la cubeta de detergente de una lavadora. 

lunes, febrero 25, 2013

A CUADROS


 

La pintura habló desde el fondo del cuadro y lo hizo por boca de la modelo que posaba desnuda dentro de él:

-Me canso de vivir colgado de una escarpia adornando una pared, me satura sentir las miradas de tanta gente extraña sobre mi cuerpo liso y brillante.

La modelo desnuda habló y lo hizo a través del lienzo:

-Y yo estoy harta de estar siempre “colgada” de ti, de tu adictivo olor a pintura y a barniz, y en cambio no me quejo.

viernes, febrero 22, 2013

La Costumbre (otro poema de DiVersos)


LA COSTUMBRE

 

Sobre el colchón, una sábana de nieve,

el frío polar de una pareja

rindiéndole tributo al desamor.

 

Sobre la almohada, una hebra forastera,

una guedeja, testimonio

de un cabello cercenado

como pétalo de flor.

 

Bajo la cama, escondidas,

unas botas de soldado,

rúbrica en piel hecha a mano

en el acta que proclama

el adulterio con honor.

 

En el armario, un hombre,

furtiva su mirada en la rendija,

el miedo que flota y que palpita

por celos que levitan,

siendo mucho más que aire.

 

Sobre la mesa, dos tazas,

el café del desayuno

que separa cada día un poco más

el dos a dos

y los convierte en uno a uno.

 

Encima del piano, moribundas,

las notas ahorcadas, desteñidas,

de una partitura macilenta,

la del réquiem luctuoso

que le canta con tristeza

al holocausto del amor.

jueves, febrero 21, 2013

Avance de DiVersos


Un poema de mi próximo libro, DiVersos


LA SOMBRA

Una sombra chinesca,
reflejo de mi abandono,
danza sobre paredes níveas
y asépticos muros en tela rígida.
El corpóreo dramático
que escenografía mi desnudez,
adivina albo mi pecho,
atrevido y enhiesto cuenco
que asola el día
mientras la noche se yergue
y va tras él
rodeando mi cintura
con intrépido abrazo.
A mi edad —parece mentira—
hay calentura,
pues aún perdura,
de manera subsidiaria,
la trémula pasión
que intuye mi sombra negra,
ésa que se prolonga hasta la pared
haciendo oscilar mi talle
al ritmo amable,
cálido e inquieto


de mi locura.

martes, febrero 19, 2013

En preparación...

 
 

Blues en Rojo Pasión es algo más que una historia de amor protagonizada por una pareja, en realidad es… creer o no creer en el destino, cantarle al amor con el único acompañamiento de las notas tristes y desgarradas  de una guitarra, un viaje sin retorno siempre pensando en volver, lanzarle un órdago a la lírica urbana y del asfalto y perder, deslizándose a lo largo del proyecto –algo menos de sesenta minutos-, sutilmente y casi de puntillas, por la senda del blues, del verano, del otoño, del invierno, de los poemas, de los colores, de la lluvia, del arco iris, de los bares, de las estaciones…

 

La idea, el texto y los poemas son de Ana María Rodríguez

Asistencia técnica en música y sonido, Jose A. Sanz “Rudo”

Producido por Poeta Bululú (Asociación Cultural)

lunes, febrero 18, 2013

Prólogo a DiVersos, pronto el libro...

Antes de nacer DiVersos, nacieron Cóncavos y Con Versos, de algún modo surgieron como una necesidad que ahora no viene al caso, y si viene, da igual… pues, por mucho que aporree, no pienso abrirle la puerta a ningún tipo de necesidad que me ligue a un folio. Escribir debe ser un acto íntimo y placentero casi siempre, psicoterapéutico en muchas ocasiones, vocacio-nalmente comunicativo la mayor parte de las veces, pero siempre ha de ser libre, y más aún cuando hacemos poesía. Por eso no hablaré de necesidades a la hora de ejercer el “poetazgo”, pues sería tanto como hablar de obligaciones. Ha sido gozoso crear poemas cóncavos, además de con versos, para evocar mi infancia y recrear esos años que viví en la casa de mis abuelos, para hablar de regresos, del pasado, de rutinas, de la tarde, del verano... Igualmente ha sido una grata tarea recopilar otra tanda de poemas, algunos de ellos largos, aunque de breve título —sólo dos palabras—, a fin de lograr un libro con mayor enjundia, no sé… se me hacía un poco escaso presentar en sociedad un librito exiguo y raquítico, de manera que me zambullí de cabeza en el océano de archivos que guardo en mi computadora, aún a  riesgo de golpearme  en ella con una roca del fondo, hasta que di con lo que buscaba, un ramillete de versos apilados que van del caos que me envuelve, al adiós, pasando por el rastro, la esquina, la madriguera, la sombra, las palabras, los besos, las caras, los parques y los papeles quemados con olor a chamusquina. Creo que salí a flote e indemne, y los titulé así… En dos palabras, ahora este humilde poemario  —o lo que sea esto— y yo, sólo aspiramos a seguir navegando a la deriva, donde nos lleve el viento que emana de la lírica —hay que reconocer que esta frase me ha quedado redonda, sí…— a ser posible sin naufragar. Y si naufragamos, no importa… siempre nos quedará el recurso de aferrarnos a algún verso suelto, oveja negra, tabla de salvación… ¡maldito poemario  que me trajo de cabeza hasta estas procelosas aguas!

 

 

 

jueves, febrero 14, 2013

Clara, en Las Criadas de Jean Genet con ZAHORÍ TEATRO







Caracterizada como Clara en la obra de Jean Genet, Las Criadas. Faltan en imágenes las mejores, Solange (María Ayram) y La Señora (Pilar Redondo). En breve estrenamos con ZAHORÍ TEATRO y bajo la batuta de Santiago Estevez Garcia

miércoles, febrero 13, 2013

viernes, febrero 08, 2013

SOY LA MÁS TRISTE DE TUS AFICIONES

 
 

 

Soy vacío negro

en una mancha verde,

soy cráter ardiente

de un volcán,

soy la lava que abrasa

tus amaneceres

y la noche que me arrastra

cuando tu rastro se pierde.

Soy el pico de un tucán

que destroza aconteceres,

soy paisaje desolado

en un lienzo de papel,

soy página en blanco

en el libro de tu historia,

soy asfalto moteado

con la tinta de un pincel,

soy tarde gris en tu verano,

y tú, requiebro luminoso de neón

sobre mi cama,

encima del dosel.

Soy un día triste de septiembre,

lo llevo escrito en la frente

además de en un panel,

soy música de réquiem en la radio,

y en tu plato, reseca,

soy la miga de un pastel.

Soy la mala poeta que te versa,

el agua fresca que te besa,

soy una suma de adicciones,

soy piedra de granito

con corazón de fresa,

soy auto de fe sacramental,

soy la dueña absoluta

de mis complicaciones,

soy ese portazo que retumba

en tus oídos sin contemplaciones

soy de tu latir las contracciones,

soy… la más triste de tus aficiones.

domingo, febrero 03, 2013

LA LÍNEA AZUL

 
 
 
Aquel tipo raro se empeñó en seguir la línea azul que estaba trazada en el suelo. Por eso cruzó calzadas, recorrió aceras, trepó  árboles, escaló muros, atravesó parques, entró en una peluquería por la puerta principal y salió por la trastienda,  y así mucho rato, hasta que por fin llegó a una boulangerie de la Rue Lamartine. Cuando pasó al interior, se sintió excitado por unos agradables efluvios a bollitos calientes y a pan recién horneado. La línea azul se perdía en aquel establecimiento. Encontrarla  frente a si fue toda una sorpresa, allí estaba… con ese dulce  gesto tan suyo, con todo su encanto y elegancia, tan francesita, tan chic… Se dio cuenta demasiado tarde que estaba perdiendo los papeles, fue justo antes de que sufriese un ataque de ternura y cayese  profundamente dormido y abrazado a la dichosa rayita azul que trepaba por sus piernas, escondiéndose bajo la falda de Amelie.