Páginas

lunes, diciembre 30, 2013

MATEO 16, 18

 
Ayer, en Medina De Rioseco, tuve oportunidad de asistir a la última representación, que se ha llevado a cabo en estos días, de la puesta en escena -Auto Sacramental-, MATEO 16-18. El montaje, interpretado por Juan A. Quintana en el papel de... Herodes, y Carlos Recio en el papel del hijo de Herodes, ha estado dirigido por Fran Núñez y Manuel Polo, sobre una dramaturgia de Javier Alonso de Castilla. En dicho espectáculo han colaborado además distintas agrupaciones de teatro, música, danza, etc... que por ser tantas -mas de 200 personas en escena... hasta ¡un caballo!- no enumero, no porque carezca de relevancia o interés la participación de todas y cada una de ellas. La puesta en escena contó con un marco incomparable, un lugar de privilegio como es la Iglesia de Santiago de los Caballeros de dicha localidad, Medina de Rioseco, ¡espectacular! Ha habido un lleno total y absoluto estos tres días en los que se ha mostrado la obra, no es de extrañar... sólo decir que, ya el espacio en si mismo, es sobrecogedor, pero además... la iluminación, los efectos llevados a cabo, la escenografía, la música de las distintas bandas, los actores-figurantes participantes, el texto...todo... nos ha llevado a gozar de algo único, pero estoy segura que no será irrepetible. El Ayuntamiento de Medina de Rioseco y su Concejalía de Cultura han apostado fuerte por esta obra, y han ganado la apuesta. Como riosecana y como espectadora amante de las artes escénicas, quiero hacerles llegar mi felicitación y orgullo por haberse apuntado este tanto en su haber cultural, con la esperanza de que, no sólo haya futuras ediciones de lo mismo, que incluso las haya más ambiciosas aún, eso sí... deseando para mi pueblo, una ciudad que destila arte por los poros, y donde al doblar una esquinita y ver una de esas iglesias monumentales no puedes por menos de decir ¡vaya bicho!, digo... deseo que este 2014 que llega le traiga los suficientes reconocimientos y apoyos de todas las instituciones habidas y por haber, para seguir luchando por ese enorme PATRIMONIO con mayúsculas, ¡por la cultura y el arte!
Además, mi agradecimiento personal a David Esteban Rodríguez, Concejal de Cultura, que otra vez, igual que un mago, me ha hecho más fácil lo difícil.

sábado, diciembre 28, 2013

¡¡¡FELIZ 2014!!!


 
Con este vídeo quiero desearos a todos lo mejor en este año nuevo que comienza, a ver si cambian las cosas, a ver si el viento se lleva lo malo y nos trae sólo cosas buenas

lunes, diciembre 16, 2013

Primer premio en el Certamen poético/recitado "Uvas con queso saben a verso"










El día 14 de diciembre, sábado, se celebró en la Casa de Cultura de la Villa de Serrada la final de dicho certamen entre los ocho finalistas. Resulté ganadora con el primer premio y 200 euros con el poema NO PIENSO HABLAR DE ESO. Mi agradecimiento es para el Ayto de Serrada y la Asociación Cultural Eclipse, junto a Quesos Campoveja, promotores del mencionado certamen, y para el jurado, además de mi admiración y respeto al resto de concursantes, finalistas y los otros dos ganadores, Guillermo del Pino Manzano (2º premio) y Esperanza González del Val (3º premio y premio del público). Éste es el poema:


NO PIENSO HABLAR DE ESO

 Me piden un poema en un papel
que hable de las uvas de colores,
da igual la variedad,
garnacha, tinto fino o moscatel.
Me piden unas líneas sobre el queso
y las quieren en un folio Din A-4,
no dejan que las lleve de  la mano,
eso sí, da igual que sea Cabrales,
gouda, feta o parmesano.
Me piden que escriba en un mural de versos
para matar el rato,
para aliviar el ocio,
para loar la uva,
para ensalzar el queso,
regalo de los dioses,
 para glosar el vino,
da igual Verdejo, Sauvignón o Palomino,
haciendo así un arte de la parra,
la oda, el lacticinio,
las papilas gustativas,
el olfato, la pitanza
y hasta del eclipse de algún caldo
abortado en su crianza.

Me sorprende que unas bases
que ligan las uvas con el queso,
aliñadas con amor
y algún toque de verso,
no contemplen el suspiro que se escapa
de la boca donde nunca cabe un beso.
Por mucho que se empeñen
hoy voy a hablar de besos.
De besos oscuros y fornidos,
cargados de tanino
y robados a la vuelta de un pasillo.
Son tintos,  robustos y con cuerpo
como uva tempranillo.
De besos sutiles y furtivos
que cambian de color en el envero
lo mismo que las vides,
son fugaces y ligeros,
cargados de deseo contenido,
y son tan inquietantes
como escribir frases de amor
en la tapia de un convento.
Los hay babosos, invertidos,
tienen más de cuatro rombos,
pesan más de una fanega,
miden más que siete biombos
y dan fruto al llegar la primavera
con el lloro de la vid,
tienen poco de solemnes
y  nada de elegantes,
pero son en buena lid
como aquellos duelos de antes.
Hay besos blandos
que nacen con desgana,
crecen como pueden
con el mal de filoxera
y mueren al saltar por la ventana
persiguiendo una quimera.
Es el huero beso crudo,
ávido de sal y cariño
que mata el hambre, sí,
pero al igual que el mascarpone,
ni te sabe, ni te dice ni te pone.
Hoy no vengo a hablar de quesos
ni de uvas ni de versos…
hoy, Damas y Caballeros,
sólo pienso hablar del beso.
Del beso que te araña cuando falta
y que, aunque suene a chasquido,
es sincero si te asalta
y te horada las entrañas.
Es tan tú, que es el raspón de la uva,
el hollejo que se pisa,
es el mosto de los ñoños
y tan dulce como el vino de la misa.
Es el queso de tu boca,
esa miga que te como con mis labios si te beso,
es la uva señalada como albillo
que permite que la arranque del racimo
para jugarla en mi lengua,
para rodarla en mi dedos
 y estallarla entre tus dientes y los míos
cuando te beso a tornillo.
Te lo juro hasta por Baco, ya lo ves,
que celebra nuestros besos con la lira
mientras pita falta a Steinbeck
por hacer apología de las uvas de la ira.
No pienso hablar de esos quesos
que al maridar con las uvas
saben a dulzor y cuajo,
prefiero hablar del sabor
que está oculto en las despensas:
el del verso emocionado que palpita
cuando como queso y uvas, gajo a gajo,
mientras que tú a mí… me besas.

 

sábado, diciembre 14, 2013

¡PREMIO!!



Entrega de Premios de la Unión Artística Vallisoletana, día 13 de dicembre, 2013, en el transcurso de una cena en el Hotel Felipe IV. Zahorí Teatro, con Las Criadas, obtuvo el premio al mejor montaje escénico. Recogió su director, Santiago Estévez.

jueves, diciembre 12, 2013

Ayer, 11 de diciembte de 2013, el Blues con el Ateneo de Valladolid


Toda mi gratitud al Ateneo de Valladolid que, ayer, día 11 de diciembre, en el Salón de Caja España, tuvo a bien recibir otra vez, dejando las puertas abiertas en pompa para ocasiones venideras, a POETA BULULÚ y su puesta en escena del Blues en Rojo Pasión, un acto emotivo en el que además hizo entrega su Presidente, Ángel María de Pablos, de esta estatuilla de la diosa Athenea como reconocimiento a nuestra tarea en pos del teatro y la poesía, mejor dicho, de la "palabra", como él mismo expresó. Y digo Poeta Bululú en plural porque Ana María Rodríguez es sólo una parte de dicha asociación cultural. Ana María hace lo que puede y lo que sabe, pero sin la ayuda de aquellos que le prestan su ayuda en cada momento, no sería ni la mitad, en este caso me refiero a Jose Sanz, al cual quiero dedicar este galardón por su eficaz asistencia y por su inquebrantable lealtad. Va por usted, Rudo!
 
 
 
Por cierto... se da la circunstancia de que en estos tres reconocimientos, Amigos del Teatro, Tardes de Arte en Medina de Rioseco y el Ateneo de Valladolid, estuvo presente nuestro Blues en Rojo Pasión... ¿será casualidad...??

jueves, diciembre 05, 2013

EL SECRETO




Es la perla que se oculta en una ostra,

es el cromo de un niño  durmiendo en una caja de cartón,

es la foto en sepia robada al primer novio

y el playboy manoseado que guarda el del acné bajo el colchón.

 

Es la cita clandestina vestida de nervios, maquillada de emociones,

es mensaje de móvil que te resistes a borrar,

es carmín sospechoso en la camisa

y rastro de aroma a whisky y a tabaco en el foulard.

 

Es el rubor que tiñe las mejillas al descubrirse una mentira,

es duermevela y paseos por la alcoba cuando te crees a solas sin estar,

es alma solitaria que escapa a través de una ventana

para vivir una aventura, estando prisionera,

 en medio del bullicio de algún oscuro bar.

 

Esa carta arrugada de tanto acariciarla,

que descansa en la basura con un “te quiero, lo prometo”

ajado y desteñido,

es lo que  revela y adivina un gran secreto.