Páginas

viernes, octubre 03, 2014

DESPIERTA EL DÍA

    DESPIERTA EL DÍA
    Despierta el día, y yo con él
    me abandono a su luz y salgo
    del oscuro túnel de la noche....
    La brisa matutina me recibe
    tras el café del desayuno,
    si son dos mejor que uno.
    Las hojas verdes de los árboles
    se mecen y me sonríen.
    La vida vive un día más,
    la muerte que se me atribuye
    se aleja y en paz me deja.
    La lápida de mi sepultura,
    cual nido de amor,
    está revuelta y agitada.
    Las horquillas de mi pelo
    se han perdido, mejor así,
    total… no tengo pelo.
    Tras el abrazo amoroso
    nuestras ropas languidecen
    al lado de la losa.
    Una botella de bourbon,
    semillena en la oscuridad,
    semivacía ahora,
    descansa sobre una jardinera.
    Confetti, serpentinas,
    vidrios rotos y golosinas,
    son los restos de
    nuestra fiesta macabra,
    de nuestra particular orgía.
    Aquí yacemos solos los que,
    estando muertos en vida,
    miramos hacia adelante
    y seguimos día a día
    haciéndonos hueco
    en el mundo de los vivos, con
    espíritu de lucha combativo
    y nuestro mejor talante.