Páginas

jueves, septiembre 10, 2015

CUARTA Y ÚLTIMA DE FERIA

Los de Poeta Bululú nos presentábamos en esta última de feria con incertidumbre. Incertidumbre ante el nuevo coso de la Borja–al menos,... remodelado-, incertidumbre al presentarnos ante una nueva divisa, una tal “Penélope bajo la lluvia”, incertidumbre y nervios –más de los habituales en uno de nuestros estrenos- porque no había habido lugar para un triste preestreno… Al menos no teníamos dudas acerca de nuestra preparación, nos habíamos entrenado convenientemente para estar en forma y enfrentarnos a este novedoso e inédito morlaco.
El respetable respondió en la medida que nos corresponde a los “bululús”, nunca seremos pasto de grandes masas, ya que somos dos gatos y medio que afrontamos el arte con obra propia, inclasificable, ignota para el gran público y, afortunadamente, quien se acerca repetidamente a nosotros es porque ya confía en nuestra labor sin conocer el contenido de las novedades que ofrecemos. Muchas gracias a esos fieles que nos acompañan, y a los nuevos que hayamos podido captar, bienaventurados porque de ellos será el patio de butacas… muchas gracias a la Sala Borja y a Burguillo por hacerlo posible… Creemos haber estado a la altura de las circunstancias a tenor de los cálidos aplausos de ese público maravilloso que rió, se sorprendió y hasta soltó una lagrimita, y… sólo cabe añadir que hemos disfrutado de ésta y con esta faena, el toro resultó bravo, encastado, de pastueña embestida, aunque tenía su picante, la cuadrilla funcionó a la perfección –gracias, Rudo, vales tu peso en oro…- ayudando así al lucimiento del diestro con su impecable labor en cada tercio.
El balance final de la feria ha sido positivo: no nos hemos hecho millonarios, casi seguro, pero no hemos tenido pérdidas económicas, hemos hecho amigos y fans, hemos disfrutado cada tarde, nos han aplaudido y ovacionado nuestros trabajos sin tener que rebanar las orejas ni el rabo de nadie… ¿Qué más se puede pedir…? ¡Larga vida al teatro, a la afición, a Penélope –que arranca- y a Poeta Bululú!
¿Qué viene ahora…? Descansar de tanto teatro –y tanto lidiar-, ir a ver teatro y poesía –lo que hacen otros-, y… ¡estudiar Filosofía e Historia! Que tengo ahí los libros y apuntes esperando a que les dedique mi atención. ¡¡Muchas gracias amigos, por vuestra compañía y colaboración! Sin vosotros, público, los actores no somos nada. Nada.