Páginas

miércoles, septiembre 09, 2015

SEGUNDA DE FERIA

Siguiendo con el símil taurino, esta tarde hemos lidiado el peor toro del lote, siendo éste, manso, débil de remos y manifestando una clara falta de codicia en la embestida. Es sólo una forma de hablar... lo cierto es que nuestro paso por el C.C. Bailarín Vicente Escudero, modalidad de pago o alquiler de la sala, no ha hecho más que confirmar lo esperado, nada que nos haya sorprendido. Nuestros Sainetes gustaron e hicieron reir a un público escasísimo, más bien frío en los inicios de faena, pero que poco a poco se fue calentando a medida que transcurría la lidia. La cosa terminó con aplausos -casi ovación- al finalizar el evento. Lo raro es que el poco público que acudió, terminase por "entrar al trapo" de la obra -siguiendo con el argot...-
Hay una cosa que está muy clara: todos somos estupendos, cuando lo somos, pero más aún cuando la cosa es gratis. Ya lo dije el otro día en la SER y lo repito, si el ayuntamiento opta por alquilar sus espacios de participación ciudadana, a cambio de que los grupos podamos pedir una modesta entrada al público, cosa que nos parece una buenísima idea, cuando menos hay que informar a los ciudadanos acerca de estas propuestas para que no se encuentren con situaciones delirantes, por confusas, como... que un día el acceso a la sala para ver a su grupo favorito sea gratis, y al día siguiente cueste dos, tres o cuatro euros por la sencilla y simple razón de que pagamos  alquiler de sala y  técnico. Si las cosas no se explican, la gente no lo entiende, pero si encima esto ocurre en ferias, y no se nos difunde a través del programa oficial de fiestas, editado por el ayuntamiento -por supuesto tampoco aparecemos en diarios ni en otros espacios promocionales...-, como si fuésemos apestados, mientras sí se difunde lo que programan otros espacios escénicos que nada tienen que ver con el consistorio, flaco favor nos hacen y también a esta alternativa modalidad de ocupación de los salones de actos de los centros cívicos. Los que hemos apostado por mostrarnos de pago -a cambio de una modesta entrada-, nos hemos cubierto de gloria. Hablo en plural porque hay más grupos afectados, Compañía de Pilar Conde, Teatro Arcón de Olid... -les deseo más suerte que la que hemos tenido nosotros, sinceramente-. Nuestra presencia ha quedado inédita, por desinformada, y los escasos espectadores que se han acercado al centro, cuando han visto que no era gratis, se han alejado horrorizados -salvo esos pocos que sí se quedaron y a los que estamos profundamente agradecidos, pues disfrutamos de igual modo con ellos que si hubiese habido centenares de personas-

Lo dije hace tiempo, que esto era algo de lo que había que informar a la gente, aunque fuésemos nosotros, los grupos, unidos, y lo dije en facebook. Nadie se hizo eco, nadie apoyó esta reflexión con un "me gusta", excepto Santiago Estevez Garcia​, que sí lo hizo, claro... poco tiempo después se supo que una sala legendaria reabría sus puertas tras una reforma, y todos callados como zorros, pues con la novedad ya no se hacía tan necesaria la opción del alquiler de los centros cívicos. Así nos luce el pelo.  Hace falta mentalizar a la gente de que todo en esta vida no puede ser gratis, que las cosas no caen de los árboles como fruta madura. Hacer creer al respetable que el teatro -las danzas regionales, la zarzuela, los coros, lo que sea...entendido como cultura- no tiene precio, y se regala por parte de los ayuntamientos, las instituciones, etc..., es un craso error. Ver teatro en un salón de un centro cívico no es un artículo de primera necesidad como el pan, la leche o la fruta -y eso no se regala, mira-, quien desee pasarse la tarde calentito, roncando a veces, mientras unos artistas, buenos o malos, se dejan la piel sobre un escernario... ¡que lo pague! Que pague al menos una cantidad simbólica. Yo voy al aparcamiento de Portugalete, que es del ayuntamiento, y pago sin rechistar mi estancia, sea porque he ido a trabajar o a realizar una consulta médica; todos pagamos la ORA sin cuestionarnos si el suelo es municipal o no; todos pagamos nuestro billete de autobús -municipal-... etc... ¿por qué ha de ofrecerse gratis lo que no depende de uno, sino del  esforzado trabajo de otros...? Así se crea un hábito en el usuario difícil de "corregir" cuando se dan otras circunstancias como las expuestas al principio. ¿Lo malo...? Que estas cosas minan la ilusión ¿Lo malo...? Redescubrir una vez más lo poco unidos que estamos los del colectivo teatrero -amateur en este caso- 
¿¿Lo bueno...?? Que nosotros hoy nos hemos entregado en el escenario como si fuese la mejor representación de nuestra vida, y hemos dado ejemplo de profesionalidad, seriedad y respeto al poquito público que, amablemente, acudió a vernos y aplaudirnos.