Páginas

domingo, enero 31, 2016

Homenaje a Ángela Hernández en Galeería
























Emotivo y simpático homenaje el prodigado ayer, tarde/noche, a Ángela Hernández Benito, ya ex-directora de la Casa Museo Zorrilla. Pudo ser posible gracias a la gentileza de Kiko de la Rosa​ que nos prestó para el evento su espacio cultural Galeería, además de  sus efectivos y colaboradores en dicho espacio. Fue un acto sencillo, entre amigos y asiduos a la Casa, perpetrado inicialmente  por sus fieles y entrañables colegas  del museo, Paz Altés, Milagros Abril, Javier y Laura. En esta aventura, toda una sorpresa para la homenajeada, estuvimos muchos... seguro que me quedaría gente en el tintero si intentase hacer una relación de nombres de los allí presentes, por eso, además de los que aportaron su calidez como público, sobre el escenario estuvieron, Carlos Retortillo Alonso​ y Charo Vergaz​ como presentadores y animadores del evento, Jesus Cirbian Cordero​ y Vidal Rodríguez, de Amigos del Teatro, haciéndonos disfrutar nuevamente de una escena del Tenorio, la conocida como "apuesta"; Inma Calvo Merino​ y Rocío Redondo​, aportaron la poesía, la suya y la que le llevaban en un libro de regalo de parte de muchos escritores y amigos; Katakrok Teatro, con Juan Pizarro​, como el doctor, y Elena Pizarro, como la inefable abuela Nicolasa, pusieron el humor sobre el escenario; Armando Manrique​ aportó la poesía interpretada como sólo él sabe hacerlo, Pedro Zamora​ reinventó un fragmento de La Verbena de la Paloma, el de Don Hilarión, dedicado a Ángela, con el salero y la enjundia a la que nos tiene siempre acostumbrados, nunca falla; Ángeles Porres, Concejala de Educación en aquellos tiempos en los que echó a andar la Casa, hizo un verdadero esfuerzo en un tiempo récord para que los allí presentes  aprendiésemos a cantar el estribillo del Himno de Zorrilla, digo el escritor, no hablaba de fútbol, y bueno... ahí estuvimos; 
el Rudo, Jose Sanz​, como no podía ser de otro modo, me acompañó con su eficacia habitual en lo que fue mi intervención. Y hasta ahí la crónica.
Lo pasamos genial y Ángela... qué decir... siempre contará con nuestra amistad y nosotros con la suya.