Páginas

miércoles, enero 13, 2016

USOS Y COSTUMBRES EN EL CONGRESO



Hay cosas que podemos calificar de normales sin que nos gusten, y hay cosas que, gustándonos, no son normales. 
El hecho de que acuda al Congreso una Diputada con su bebé -en la imagen, el que va de blanco-, y aproveche para darle el desayuno, no deja de ser una anécdota tierna, simpática, amable... todo lo que queramos, es más, contar con una ricura de bebé entre los moradores habituales de la bancada del hemiciclo, viene a ser una bocanada de aire fresco -para variar-, inocente -para variar-, limpio -en algunas ocasiones, también para variar, no digamos que no-  y muy de agradecer. Dicho esto, y admitiendo que nos gusta mucho el gesto, hay que reconocer que no es normal, sobre todo para aquellas trabajadoras o trabajadores que realizan tareas por cuenta ajena, como es el caso. Una camarera de un bar, salvo que el bar sea de su propiedad, no suele tener permiso para llevarse al bebé al curro. A título personal, tuve a mi cargo a mi madre hasta que murió, estando imposibilitada para todas las funciones, en silla de ruedas y alimentada a través de una sonda. Bien, pues no sólo gano menos que una Diputada, sino que además mi trabajo era -y es, que ahora tengo al abuelo- a media jornada para poder atenderla, y aún así... me buscaba la vida y nunca llevé a mi vieja al hospital. Pulso al "me gusta", pero no me parece muy normal, es más, sospecho que es otra forma  de dar la nota y llamar la atención mediática.
Decía al principio que hay cosas que se ven como normales pero no gustan, y en ese caso me refería a otros usos y costumbres que se llevan a cabo en el Congreso, como el de la utilización de tablets, móviles y portátiles, no sólo para el fin establecido en la Cámara, sino para otros cometidos -como se ha podido comprobar-, navegar por páginas de índole personal, juegos, etc, etc... Será normal que puedan acceder a contenidos variados de internet los Sres. Diputados del Congreso, pero no a costa nuestra que, por cierto... los ciudadanos de a pie nos compramos nuestros propios móviles, tabletas y demás aparataje, ahora que caigo.