Páginas

domingo, marzo 20, 2016

Nuestra ronda de actuaciones en marzo
















Haciendo balance de la pasada "maratón" de marzo, Poeta Bululú no podemos por menos de mostrarnos satisfechos, Han sido seis actuaciones en quince días, y cinco de ellas en tan sólo una semana, mostrando en  el transcurso de la misma tres montajes diferentes. No se trata de una gesta, ni tan siquiera podemos calificarla de tal en nuestro caso, pero es complicado compaginar todas estas puestas en escena con las obligaciones familiares y laborales, que son incuestionables e inaplazables. Creemos haber resuelto la papeleta con eficacia y dignidad en los espacios mostrados, pero si de algo estamos seguros es de haber disfrutado haciéndolo. Nuestra gratitud a todos los organizadores al haber contado con nosotros por diferentes motivos y programas:

Sábado 5 de marzo (Día de la Mujer Trabajadora, Participación Ciudadana)  Llámame Alondra en el C.C. Bailarín Vicente Escudero.

Domingo 6 de marzo (Certamen de Teatro de Carpio) Llámame Alondra

Miércoles 9 de marzo (Día de la Mujer Trabajadora, Participación Ciudadana) Penélope bajo la lluvia en el C.C. J.L. Mosquera

Sábado 12 de marzo (Circuitos Escénicos) Hoy voy a dar la talla en Boecillo.

Domingo 13 de marzo (Asoc. de mujeres María Pacheco y Ayto. de Laguna de Duero, por la Mujer Trabajadora) Penélope bajo la lluvia en la Casa de las Artes, Laguna de Duero.

Sábado 19 de marzo (Asoc. de mujeres Castill Delicias en su 25º Aniversario) Hoy voy a dar la talla en Teatro Canterac de C.C. Delicias.


A título personal señalaría por su intensidad la actuación de El Carpio, con Llámame Alondra; Hoy voy a dar la talla en Boecillo y Delicias, porque hice lo que quise, disfrutando con el personaje; y por la ocasión que hemos tenido de haber podido actuar para tanto público en un espacio tan especial, hablo de la Casa de las Artes, haciendo lucir a nuestra Penélope. Siempre sostengo que un actor/actriz se libera en escena, convence y lo da todo, cuando conecta con su interlocutor, cuando lo que dice se lo está contando a alguien (sea a otro compañero de reparto, al público, a si mismo o a un personaje imaginario), no limitándose a "decir" y soltar un texto con mayor o menor fluidez. Puedo asegurar que, en casi todos de estos momentos representados, he sentido eso... que mi "interlocutor" estaba allí y le hablaba, siendo más complicado esto que digo en el caso de los monólogos, nuestra especialidad. Desde luego la presencia y la fuerza de Alfonsa de la Torre, escritora a quien está dedicado nuestro trabajo de Llámame Alondra, se hizo palpable para mí a lo largo de toda la representación en Carpio. Realmente mágico.