Páginas

jueves, junio 09, 2016

Pasó la segunda audición del certamen.





Pasó la segunda audición, fue ayer mismo, día 8. La cosa promete y cada miércoles, los que asistimos como espectadores, nos vamos a dejar sorprender más por los participantes, será un placer dejarse sorprender. Aún no hemos llegado al ecuador del certamen, faltan tres audiciones, pero ya pensamos, con toda la humildad del mundo, que el asunto va bien. El público acude fielmente y llena la sala, disponemos de un jurado compuesto por cinco personas, y la Casa Zorrilla, con la gente que trabaja y colabora dentro de ella, está al pie del cañón, como siempre, aguardándonos con toda su cordialidad y disposición.  Sólo cabe insistir una vez más para que nadie se llame a engaño respecto al espacio o sala donde se llevan a cabo las audiciones, y que nadie se sienta decepcionado porque la Sala Narciso Alonso Cortés no sea un teatro. Ni lo es, ni hace falta que lo sea. No se trata de emular a Beyoncé ni a la Fura del Baus con sus humos y pirotecnias. El espacio es perfecto para hacer POESÍA INTERPRETADA con sensibilidad, que es de lo que se trata, aunque el poeta o el actor pueda valerse de otros recursos para el recitado, aparte de su voz y expresividad, tales como hacerse acompañar por un instrumento musical, por un bailarín, por música grabada, alguna proyección, el vestuario que prefiera o algún elemento de atrezo. Si se hubiese pretendido hacer teatro hubiésemos elegido un espacio escénico adecuado para representaciones de esa naturaleza. Pero en las bases está clara la esencia del certamen, negando la posibilidad de actuar a la vez a varias personas -sólo dos recitadores-, y obviando las representaciones de piezas teatrales en verso. En la fase final, superadas las audiciones, ya sí se podrá contar en el Jardín Romántico con un escenario, equipo de sonido -también ahora lo hay en interior- y equipo de iluminación, como es habitual todos los veranos en las veladas nocturnas que allí se realizan, pero repetimos... es poesía, que no precisa de gran parafernalia para mostrarse, y la Casa del Poeta, con toda la magia y leyenda que alberga, no la cambiamos para este fin por el mejor auditorio del mundo. Si tras esos muros nació y se crió Zorrilla, y fue capaz de crear una pieza teatral como Don Juan Tenorio... ¿no vamos a ser capaces los demás de recitar un poema tras esos mismos muros?
Desde luego estos concursantes que van dejando allí su huella cada miércoles, lo van consiguiendo... ya lo creo.