Páginas

lunes, julio 27, 2015

EL ESPÍRITU DE LA ZARZUELA EN LA CASA ZORRILLA




Imágenes previas a la actuación, día 22 de julio (ensayo, distensión...), en Casa Zorrilla. El público después rió y mucho, pero nosotros no nos quedamos atrás :D

Sainetes y Alondras en la Casa Zorrilla



El viernes 17 aún seguíamos recogiendo parabienes y felicitaciones en la Casa-Museo Zorrilla​ en relación a la actuación del día anterior, jueves, los Sainetes de cuarto y mitad, de hecho había gente entre el público que repetía grupo, con Poeta Bululú. Pero eso estaba cantado, intuíamos que los sainetes iban a gustar, humor desenfadado y absurdo, buenos colegas como Pilar Redondo​, Pedro Zamora​, Covadonga Vidal​, J. Carlos Camarero... con esos mimbres la cosa no podía fallar... Nuestra curiosidad, en este caso la del Rudo Jose Sanz​ y la mía, iba más allá, me refiero al montaje  de ayer, Llámame Alondra. Éste iba a ser nuestro verdadero estreno en Valladolid, el oficial fue en Cuéllar, y la vez que la pusimos aquí fue más un preestreno que otra cosa. Llámame Alondra pudiera contener todos los ingredientes necesarios para que, o guste mucho a quienes gustan mucho esas cosas, o no guste nada: monólogo, una sola actriz, drama, lirismo, poesía...  Por si eso fuese poco, unas gotas de lluvia a media tarde nos hacían temer lo peor... 
La magia de Casa Museo José Zorrilla​ se derramó sobre el jardín romántico, y nuestras posibles dudas, respecto a los gustos, que no respecto a la calidad de nuestra oferta artística, se disiparon cuando al saludo no sonó una salva de aplausos, sonó una emocionada y abrumadora -para nosotros- ovación de bravos. No tenemos palabras para expresar nuestra emoción, y no porque sea la primera vez que llegamos al público, que afortunadamente solemos hacerlo, sino porque el mensaje que hemos querido transmitir, y nuestro modesto  homenaje a la figura de esa enorme poeta cuellarana Alfonsa de la Torre, haya sido recibido con calor, sensibilidad -y alguna lagrimita- por parte de ese entregado público que acude fielmente al jardín, y de algún modo hayamos contribuido a que sea algo más conocida. Vaya desde aquí nuestra gratitud, cómo no... a la Casa Zorrilla, a Ángela, Paz, Milagros, Rocío, Laura, Aitor y su colega, ambos técnicos, que de manera impecable nos han asistido en todo momento y nos lo han puesto todo mucho más fácil. Felicidades al equipazo de Casa museo Zorrilla!!
Sería injusto no dedicarle este momento de éxito, se puede llamar así, éxito rotundo, a Carmen Gómez Sacristán​, la persona que hizo que se cruzase Alfonsa de la Torre en nuestras vidas, facilitándonos todo lo -mucho- que ella sabe acerca de la escritora. Gracias, querida Carmen, un abrazo enorme!