domingo, diciembre 27, 2015

EN EL UMBRAL DE 2016




Se cierran unas puertas y se abren otras, acaba un año y empieza otro. Éste que arranca, 2016, amenaza con hacerlo de manera apasionante, incierta, expectante, según se mire,  sobre todo si lo miramos desde el lado de la política que nos acecha, interesa, da de lado o pasa de nosotros -según se mire…-

Dicen que Dios aprieta pero no ahoga, creamos o no en la divinidad o en su magnánima voluntad de soltar el nudo corredizo de nuestras corbatas, para darnos ese respiro que nos permita seguir adelante, hemos de confiar en que las cosas se resuelvan con unas elecciones –las pasadas-, con otras segundas que clarifiquen o enturbien aún más el panorama planteado, y de no ser así, seguir sumando elecciones hasta llegar a diez y gritar ¡mambo! ¡¡Será por elecciones!!

Pero nosotros, a lo nuestro.  Poeta Bululú, tras un movidito 2015, con dos nuevos montajes en nuestro haber al más puro estilo Poeta Bululú, Llámame alondra y Penélope bajo la lluvia, y esos breves escarceos -pero al final la mar de eficaces- con otros colaboradores, los denominados Sainetes de cuarto y mitad, entramos en 2016, artísticamente hablando, sin titubeos, prisas, grandes desafíos ni pequeñas dudas. Lo tenemos más claro que la clase política, afortunadamente, claro que también somos menos y además pensamos lo mismo…

Apostamos por seguir siendo nosotros con nuestro inconfundible estilo y modo de hacer las cosas, tirando de textos y producciones propias, intentando que el teatro signifique en nuestras vidas lo que empezó significando en su día, hace ya unos cuantos años: motivo de divertimento y distensión; que cada actuación sea única, además de todo un acontecimiento, sin que importe demasiado si tenemos cinco actuaciones o veinticinco, cincuenta de público o ciento cincuenta y cinco… que las cifras sean sólo eso, numerología, no un fin y mucho menos un medio.

Tras varios años de rodar por escenarios, grandes, pequeños, todos igual de dignos, podemos decir que no hemos aprendido casi nada, bueno… algo sí… que el teatro COMO AFICIÓN, que es lo nuestro, nunca debe conducirnos al abatimiento o la desilusión por el hecho de no ver compensados nuestros esfuerzos o talento con números… esas malditas cifras, entre otras cosas, porque somos igual de dignos que los espacios que pisamos, porque nunca hemos suplicado para actuar en un uno de ellos y, lo más importante, seguiremos sin hacerlo. Los coros que queremos escuchar son los mismos que hemos escuchado hasta ahora: los aplausos cariñosos del público, sean cinco, veinticinco, ciento cincuenta y cinco… números, números, números… Tampoco iremos a unas nuevas elecciones si no ganamos premios, uno, dos, tres, números, números, números…  A menudo se piensa más en los números que en las personas que están tras ellos, craso error, afortunadamente en Poeta Bululú los escaños están contados y son siempre los mismos, no tendremos que reelegirnos, qué bien. 
No se trata de inmovilismo, al contrario, en 2016, además de hacer lo de siempre, “las cosas de Poeta Bululú”, queremos que el público -ése que nos aplaude sin entrar en cifras de asistencia- sepa que somos capaces de hacer “otras cosas”, por eso nuestro próximo proyecto -humor, humor, humor-, que se llamará Un talismán de bellota, será algo nuestro y diferente a la vez, contaremos con un reparto de estupendos actores, en el que no estará Ana Mª Rodríguez, como siempre, pero sí estará al otro lado, escribiendo la obra y dirigiendo, y el Rudo a lo suyo, técnico sonido-iluminación/montaje musical/regiduría/montaje escénico/transportista/chico para todo.

Seguiremos creando, a nuestro ritmo y estilo, sin marcarnos metas ni sentir el aliento de las prisas y de los números en el cogote. Nuestro intento no es competir ni en talento, ni en escenografías, ni en vestuario, ni en nada ni con nadie. A veces los árboles no nos dejan ver el bosque, es cierto. Pero haciendo balance de lo pasado, y mirando a los ojos de lo que vendrá, lo tenemos claro. Sólo pretendemos seguir divirtiéndonos mientras somos Poeta Bululú.  Que ustedes lo elijan bien, ¡¡pero elíjannos a nosotros!!

¡FELIZ 2016!




domingo, noviembre 22, 2015

Fin de semana completo




Fin de semana completito. Sábado 21, "Penélope bajo la lluvia" en el C.Cívico Juan de Austria. 
El domingo 22, debut de Jose Sanz​ "Rudo" como Gonzalo en El Espíritu de la Zarzuela.  ¿¿Dónde...? En El Berrocal, Salón de Eventos de El Hueco. ¿Resultado...? Sobresaliente para El Rudo que defendió su papel de manera más que pundonorosa sin ensayos ni nada, con un par de arrestos ¡hala!

lunes, noviembre 16, 2015

Presentación en sociedad de El Periódico de Castilla y León




























Diferentes momentos captados en la intervención que tuvimos Pedro Zamora y yo, 
en el Teatro Calderón, con motivo de la gala de presentación de un nuevo periódico regional. Acudimos con nuestros propios  sketchs invitados por el periódico local, Aqui en Valladolid. Además de escenificarse la asociación entre nueve periódicos, cada uno de una provincia castellanoleonesa, y comparecer sus respectivos directores o responsables, en la parte lúdica estuvieron el monologuista J.J. Vaquero, Rosa Clara y su cuadro flamenco, la sección  de jazz de la Orquesta Filarmónica de Valladolid, con su director, Ernesto Monsálvez, la banda de rock La Linga, Candeal y la banda de Beni Guzman. Los presentadores fueron Cynthia Martín y Luis Romera, además de Ángel Fernández, Director del periódico Aquí en Valladolid. Óscar Puente, alcalde de Valladolid,  Ramón Arangüena, periodista, y Candeal, oficiaron como padrinos del evento, que contó posteriormente con un coctail en el Salón de Espejos del Teatro Calderón

domingo, noviembre 15, 2015

El Rap del Becario (periodista)


video


Ahá, ahá…Colega ¿cómo estás?   
Tú estrenas redacción, nosotros periodistas, unos crew la mar de cool, somos chicos para todo.
 (A dúo) No nos juzgues mal, no nos juzgues mal, no nos juzgues mal, ahá, ahá.
 Venimos de buen rollo a tu oficina, somos grandes en deporte, cultura y nacional.
 Bordamos lo local,  atrevidos columnistas…
 Molamos mogollón cuando hacemos entrevistas,
 Horas extras sin cobrar,  las fiestas de guardar
 (A dúo)De guardar, de guardar, ahá, ahá…
 ¿Y de comer...?
 De comer, con birra y unas tapas vamos bien.
(A dúo)Vamos bien, vamos bien, bien, bien...
 Ahá, ahá,  escucha, colega...y si algo se jode en tu oficina, te hacemos una ñapa.
 Te hacemos una ñapa sin cobrar.
 (A dúo)¿Alguien da más, alguien da más, alguien da más…? Ahá, Ahá, ahá, ahá… 


sábado, noviembre 14, 2015

En el número cero del nuevo periódico (El Periódico de Castilla y León)


Y por si lo del Calderón fuese poco, abro un ejemplar del número cero del nuevo periódico, El Periódico de castilla y León, y me encuentro con una sorpresa... ¡una entrevista!! jajaja, qué bueno, no me lo esperaba...

Al Teatro Calderón con El Periódico de Castilla y León







Ayer, con motivo de la Gala de presentación en sociedad de un nuevo periódico regional, el Periódico de Castilla y León, tuve oportunidad de actuar en el Teatro Calderón por primera -y espero no sea la única- vez en mi vida. He de confesar que me sorprendió, aún más que el patio de butacas, poder pasearme por las tripas del teatro, y es que las tiene muy gordas... Lo hice en buena compañía, estupendo actor y amigo Pedro Zamora​, que una vez más me secundó en uno de esos delirios, despropósitos o atropello a la razón que perpetramos de vez en cuando. Y no es un decir... en escasos minutos, no más de diez o doce, pasamos de ser periodistas aspirantes a un puesto de trabajo, a ser dos personajes de época, luego un par de desenfadados raperos -rap incluido- y más tarde volver por nuestros fueros a ser periodistas en paro, en su momento habrá documentación gráfica que atestigüe lo escrito.
Fue un enorme placer que le debo -debemos- a Ángel (y Carmen San José​) de AQUÍ en Valladolid​, culpables de toda esta movida que se montó ayer en el Calderón, y a quien agradezco enormemente que haya contado de nuevo con nosotros como animadores. Mucha suerte y salud al recién nacido, El Periódico de Castilla y León.

domingo, noviembre 08, 2015

SANCTI SPIRITUS




Muy grato recuerdo el que nos dejó la actuación de ayer en Sancti Spiritus​(Salamanca), a Poeta Bululú y nuestros "Sainetes de cuarto y mitad" por Circuitos Escénicos. Los anfitriones, Chuchi -técnico de Cultura-, la Concejala de Cultura y el Sr. Alcalde, muy amables y atentos con nosotros. El público que acudió al Centro Cultural a las 20h. para ver lo que sabemos hacer, resultó un estupendo público, entregado y agradecido a tenor de sus risas y aplausos. Como espacio escénico, un teatro a considerar, amplio escenario, más que correcta dotación técnica, y espléndidos camerinos.
El jamón, el lomo y el chorizo de la merienda posterior, excelentes, como no podía ser de otro modo tratándose de Salamanca.

miércoles, octubre 21, 2015

Ecuación


Unas cuantas cervezas, varios vinos en la cena, tres Larios con tónica en un local de copas, y un tipo tan borracho como una cuba, empeñado en subirse a la mesa del pincha con un picador de hielo en la mano, a la voz de: “efsta doche, fincho ysho...”, arroja como resultado de dicha ecuación:
La huída en estampida desde las mismas entrañas de la mesa de mezclas, la regurgitación del gira discos de vinilo y la diarrea pertinaz del sampler que, tras ser golpeados convenientemente con un objeto punzante, y entre aspavientos de dolor, obligan a poner pies en polvorosa, a ritmo de pop, rock, funky, heavy, techno, house, hip hop, hula, hula- hop... a un nutrido grupo de amedrentados músicos y cantantes que se lanzan despavoridos, a través de las calles, a buscar refugio en los acogedores brazos del MP3 de todos aquellos solitarios, melómanos receptivos y fascinados que se dejan seducir y acariciar por la música.


martes, octubre 20, 2015

MIRADAS, MIRADAS, MIRADAS...


MIRADAS, MIRADAS, MIRADAS…
Fue una de esas tontas casualidades de la vida la que quiso que coincidiésemos mi marido y yo, en un evento social, con mi amante -el muy cobarde- y su señora. El caprichoso azar quiso, además, que nos viésemos obligados a compartir mesa y mantel con ellos amén de con otros comensales, y ahora digo yo… ¡anda, que no hay mesas sobre la faz de la tierra…! Pues por lo visto no, no hay tantas… de modo que los tuvimos sentados frente a nosotros, igual que sendos centinelas de la guardia pretoriana, como si nada ocurriese. Porque ocurrir, lo que se dice ocurrir, nada ocurría, tan sólo “el muy cobarde” y yo presentíamos que debajo de nuestros culos, debajo de nuestros respectivos asientos, se desataba una tormenta en un mar en calma, un seísmo del ocho en la escala de Ritcher, una piscina de lava candente en el fondo de un volcán…
Siempre tuve la sospecha de que “ella” conocía lo nuestro, pero es que además, en aquella comida, tuve la certeza. ¡Caramba! Esa tipeja de mirada penetrante y astuta no me quitó sus malditos ojos de encima durante toda la velada, tanto es así, que la situación no pudo tornarse más embarazosa para mí, y creo que llegué a sentir encima de mis hombros el peso de todas las miradas de todos los comensales de todos los mundos posibles.
Me hubiese gustado huir, pero no pude, no hubiese sido fácil explicarle a mi marido los motivos de mi fuga sin que se sintiese algo molesto, los maridos es lo que tienen… que a veces se enfadan por tonterías. De manera que sólo contemplé la posibilidad de acudir al lavabo como medida cautelar, pero me contuve, ya que estaba casi segura que “ella” vendría detrás de mí a sacarme los colores, los ojos, la asadura…
La comida ya casi concluía y ahora venía lo peor… el martirio de la sobremesa, “ella” seguía firme, como un sargento de semana, escrutándome, calculándome, sopesándome… y yo dudaba que fuese debido al tono azul piscina de mi cabello, un tono precioso y favorecedor, las cosas como son, es más, estaba convencida de que sus intenciones de fulminarme eran debidas a otros asuntos, a lo del volcán, al maremoto y todo eso… Así que, sin más dilación, decidí levantarme a los postres para ir al baño y, ya de paso, matar dos pájaros de un tiro: aliviar mi vejiga a punto de estallar y evitar su mirada inquisidora. A todo esto, “el muy cobarde” parecía de lo más tranquilo, de vez en cuando me lanzaba un reojo, de hito en hito, sin ninguna expresividad en su rostro moreno, sin ningún atisbo de caricia o reprobación en sus ojos azabache. Nada. No pensé en ningún momento que su indiferencia fuese motivada por desdén o desagrado hacia mi tono azul piscina de cabellera, la verdad, pues hay que reconocer que estaba monísima, y simplemente deduje que “el muy cobarde” quería hacerse el interesante.
Llegué al lavabo y me sentí la mar de reconfortada viendo que había cola para entrar, de ese modo estaría más protegida en caso de que esa arpía celosa irrumpiese allí, que irrumpió, ya lo creo que lo hizo… no tardó ni un minuto en presentarse, a cantarme las cuarenta, pensé nada más verla. Ignoro si trascendió mi ansiedad y nerviosismo, pero lo cierto es que mi corazón saltaba dentro del pecho y pugnaba por escapar entre mi boca, pom…pom…pom… los latidos eran audibles como redobles de tambor, aunque el tambor dejó de redoblar en seco cuando “ella” me lanzó a bocajarro aquella pregunta que cortó  el aire igual que cuando restalla un látigo sobre una tarima. Sentí todas las miradas de todas las mujeres que aguardaban turno para aliviarse; eso sí… di por bien sentado que admiraban con envidia mi espléndida cabellera color azul piscina, lo cual me dio fuerza para repeler su arremetida con fiereza y soberbia, sabedora de que no hay mejor defensa que un buen ataque.
-Sí, soy yo, “la otra”… ¿qué pasa…? Nos queremos, eso es todo, pregúntale a él –al muy cobarde- y verás lo que te dice- Le dije en tono desafiante.
“Ella” me miró otra vez, pero en esta ocasión con estupor, en realidad me escudriñaba poro a poro como si yo estuviese loca, delirando, borracha, drogada… algo así. Después miró a las otras mujeres que estaban esperando, “ellas” le devolvieron la mirada, pero “ella”, altiva, ni se digno a recogerla, qué sé yo… allí todo el mundo miraba a todo el mundo y luego todo el mundo me miraba a mí. Un lío. La humanidad, femenina en este caso, conspiraba para ponerse en mi contra; me dolían en el alma aquellos dardos a pares que se clavaban sobre mis guedejas azul piscina como si me las quisiesen arrebatar, de hecho me eché ambas manos a la cabeza de manera preventiva, de igual forma que la gestante protege su vientre ante cualquier agresión por leve que ésta sea.
De nuevo “ella” habló -yo que había pensado que mi firmeza había diezmado su arrogancia… – y dijo:
-¿A quién dices que pregunte qué? Sólo quiero saber si tú eres la última... para entrar... ahí... nada más… no sé por qué te pones así.
El tambor ése que antes redoblaba como un loco dentro de mi pecho, dio en hacerlo de nuevo, y un calor de fuego amenazó con abrasar mis mejillas cuando oí sus preguntas, cuando vi asomar su sonrisa burlona, cuando vi todos aquellos ojos codiciosos, de todas aquellas arpías de pelo amarillo, clavarse sobre mí… cuando vi peligrar la integridad de mi pelo color azul piscina.
Salí del lavabo como alma que lleva el Diablo, indignada, ofendida y con la vejiga tan llena como una gaita gallega; estaba irritada ante tanta estulticia junta, ante tanta maldad… “qué miserable es la envidia y qué mezquina”, pensé,  “cuando se trata de hundir a alguien, sólo porque luce un moderno y favorecedor peinado en tono azul piscina, no se repara en daños, mira que preguntarme a mí, ¡a mí! siendo “la otra”, que si soy la última… jajajajajaja ¡Soy la otra, soy la otra, soy la otra!! ¡Y TÚ JAMÁS TENDRÁS UN PELO COMO EL MÍO, JAMÁS, QUE LO SEPAS!!! ¿Te enteras?

miércoles, septiembre 30, 2015

lunes, septiembre 28, 2015

DE EXTRATERRESTRES Y OTRAS HIERBAS







Stephen Hawking anda preocupado, dice que los oriundos de la raza humana, si queremos sobrevivir, tendremos que buscarnos las habichuelas en otro planeta, y que el verdadero desafío es descubrir cómo serán los extraterrestres. Yo le puedo dar santo y seña porque ya me he cruzado con alguno, a veces van en una nave especial –lo que viene siendo su coche-, otras, caminando como zombis por la calle, te los puedes encontrar en cualquier parada de autobús, en el dentista, en el supermercado, en un urinario mientras se alivian, pero eso sí… siempre están deslizando su dedito mágico por una de esas superficies planas, brillantes y negras, en forma de tableta, que suele ir protegida con un estuche de plástico para que no se dañe. Dedito mágico, como ET.

La NASA por su parte asegura que hay agua en Marte. ¿Y qué…? ¿A quién quieren deslumbrar estos de la NASA con ofertas tan simples? El milagro sería que además hubiese cerveza, jamón ibérico y un buen queso de oveja.
Por si esto fuese poco, Merkel nos enseña la zapatilla y asegura que nos dará una buena tunda en el culo a los ciudadanos españoles y a los ciudadanos catalanes que no cumplamos con la Constitución, como si fuese de ella… y digo yo, mejor que se preocupe esa señora de que sus fabricantes de coches no intenten colar el timo de la estampita a los de la EPA, con lo de las emisiones trucadas. A ver si resulta ahora que, “los de allá”, con ese afán de quitarnos todo a los socios más sureños y menesterosos de la peña, también nos quieren quitar lo de la “picaresca”, patrimonio muy nuestro. De toda la vida.


TRAS EL 27-S



Ahora es cuando vienen los “siyoyas”: si yo ya lo decía… si yo ya lo veía venir…si esto yo ya me lo olía… Y una servidora también se pronunció con uno de esos “siyoyas” el otro día, al hacer una reflexión bajo el título Ante el 27-S: […] El lunes será un lunes más para casi todos, algún quebradero de cabeza para algún que otro político y, sobre todo, carnaza y chicha para los medios de comunicación […]

Efectivamente, usted y yo, ciudadano de a pie, curritos –los que podemos aún denominarnos así-, amas de casa, pensionistas, estudiantes, etc., no hemos percibido ningún cambio en nuestro entorno ahora que sabemos que Cataluña es más independiente que el sábado (¿lo es…?). Los medios de comunicación tienen veta para rato en este filón que se ha abierto con estos comicios y que ya no lo dejamos hasta bien entrado el 2016, oiga…

Pero efectivamente, algunos políticos se habrán tenido que tomar una tableta para el dolor de cabeza: el Señor Rajoy, porque ha visto diezmadas sus fuerzas en Cataluña y se teme cualquier cosa ante el futuro escenario de las generales, pese a su regocijo al ver que  el independentismo no puede presumir de pectorales al no superar esa mayoría desahogada que ambicionaba y que le legitimaría para tirar cohetes y  hasta la casa por la ventana; el Señor Iglesias, porque con estas elecciones estaba tomándole la temperatura a la axila de la izquierda, para ver si en las generales que se avecinan el termómetro le era más favorable a su formación que a otras más consolidadas en el panorama político –PSOE-, y los resultados, por lo que dicen y se cuenta en las urnas, no han sido muy de su agrado; la jaqueca del Sr. Mas, será más aún que jaqueca, valga la “refulgencia”, pues habrá tenido que añadir a la terapia alguna gragea para ayudar a digerir los dudosos buenos resultados de los comicios que sin duda se le habrán atragantado, sobre todo porque ya no sabrá si la cabeza le duele por los resultados o porque… ¿le pende de un hilo? Es lo que suele pasar cuando la cabeza depende –pero de otros-; en cambio al Señor Duran Lleida de la desaparecida UDC seguro que ya no le duele nada, dicen que con el último aliento se va el dolor y seguro que cuando se va el último escaño también.

Como esto de la política es un vaivén, un sube y baja o un equilibrio de fuerzas, y lo que antes estaba aquí, ahora está en aquel rincón, y lo de allá ahora está aquí, a otros no les ha ido tan mal, por eso el Señor Rivera estará encantado de la vida con los buenos resultados de Ciudadanos, Inés Arrimadas, –frotándose las manos ante un futuro que se le antoja en clave positiva y favorable, siendo el partido mejor situado como alternativa a ocupar la bancada de la derecha en las elecciones “gordas”-; el Señor Sánchez, sin decir que esté para sardanas, tampoco estará disgustado, pues ha nadado en las procelosas aguas de estas elecciones sabiendo guardar la ropa, y sospecha que aún nadará mejor en las gélidas aguas de diciembre, cuando se enfrente a las otras, a “las gordas”; y finalmente los de la CUP, que pasan de tres a diez, o lo que es lo mismo, de un insuficiente a una matrícula de honor que, en este caso, les dará la llave matarilerilerón de la gobernabilidad. Si hay alguien con ganas de bailar en este momento, casi seguro que son los de la CUP, no en vano a día de hoy, junto con los eufóricos Ciudadanos, se han constituido como los verdaderos reyes del mambo, al menos ellos son los que tiene la sartén agarrada por el mambo, perdón, por el mango.

viernes, septiembre 25, 2015

ANTE EL 27-S


Ante el aluvión de datos, opiniones, pseudo-debates –pues yo la tengo más larga, que lo sepas…-, encuestas, estimaciones de voto, vaticinios –ya veréis, ya, os espera la hecatombe…-, pulsos –anda y no me calientes…-, promesas –os irá de perlas, con nosotros, el oro y el moro-… etc…etc…, respecto a las elecciones autonómicas, plebiscitarias, declaración de república independiente o lo que sea este tinglado que se ha montado en torno a Cataluña, esta servidora –natural de la Tierra de Campos, Pucela, castellanoleonesa y española –de momento...-, manifiesta:

     Que me es “inverosímil” -que me la suda, vamos- lo que venga saliendo como resultado de esta próxima cita de los catalanes con las urnas, y les deseo a ellos, como a todo el mundo, lo mejor de lo mejor en la deriva que tomen en su futuro, próximo o lejano.

     Que si antaño los territorios se ganaban y perdían a sartenazo limpio y con las armas, bueno es que ahora las cosas hayan cambiado y los territorios se ganen o se pierdan con papeletas –que no papelinas, aunque tampoco estaba mal del todo lo de ir fumaos a votar, total para lo que hay que votar…-. Eso quiere decir que los humanos vamos mejorando y estamos menos “asalvajaos”.

      Que el mundo seguirá girando con los catalanes más cerca o más lejos, los de a pie seguiremos con nuestros asuntos y problemas cotidianos –también ellos, los catalanes, por mucho que los políticos, todos, les vengan diciendo “… y vivirás como una reina”-. El lunes será un lunes más para casi todos, algún quebradero de cabeza para algún que otro político y, sobre todo, carnaza y chicha para los medios de comunicación.

      Que llegados a este nivel de convivencia tan civilizado, y a este posible reparto de la territorialidad tan de guante blanco, tan elegante y exquisito –a los pacíficos nos congratula que los políticos sólo se insulten un poco, enreden en los balcones con las banderas y bailen animadamente-, ya sólo cabe esperar otro gesto: un paso adelante en la defensa de los derechos de los animales.