Páginas

miércoles, agosto 07, 2013

INSTANCIA


INSTANCIA

 

 

Te descubro al levantar una patata

y también bajo el oscuro pelo de mi gata.

Ansiosa te espero sobre un asiento de plata

trenzando un cesto de palma.

Impertérrito, tu corazón de hojalata

con sus bordes corta mi alma,

y yo me desangro en calma

mientras tu silencio muere y mata.

Ha pasado largo tiempo,

he trenzado varios cestos,

he levantado un quintal de patatas,

y ya he escrito tantos textos

que he puesto de manifiesto mis delirios

y desnudos apilados sobre un tiesto.

Pese a todo y pisoteada

aún no consigo ver nada,

tal vez algún miembro enhiesto

que, gozoso de mí, se empalma.

Tras lo expuesto, si no te sirve mi gesto,

declaro solemnemente que esta vida que detesto

incurre en grave falta de incesto,

pues con mis sueños se enjalma

cada vez que yo me acuesto,

y, por lo que a mi respecta, no temas,

que con tus besos, tan ausentes y supuestos,

yo me empacho y me indigesto.