Páginas

sábado, septiembre 27, 2014

CAMINO AL CAER LA TARDE


CAMINO AL CAER LA TARDE



Camino al caer la tarde
sorteando briznas de hierba mojadas,
esquivo al pasar las miradas
que se clavan en los ojos como dardos,
eludo descubrir en mi horizonte
esas torres elevadas
que vigilan altaneras y orgullosas los caminos,
tan serias… son como arcontes,
evito descifrar las simas
que escriben huecos bajo mis plantas,
camino meditabunda,
distraída, dueña de un alma olvidada,
libre de mis ideas,
esclava de mis palabras
y presa del pensamiento
que se humilla, sometido, genuflexo,
 ante el soberano deseo.
La vehemencia pura se arroja
sobre mi voluntad, firme y dura,
quebrando su cuello almidonado,
doblegando su talle encorsetado,
tornándola dúctil y caprichosa,
maleable, mansa, fácil, generosa,
fresca… efímera y perecedera
como brizna de hierba recién cortada.