Páginas

jueves, febrero 27, 2014

A PACO DE LUCÍA


Puestos a dejar caer aquí un poema, y dado que Paco de Lucía nos ha dicho "hasta luego", no se me ocurre otro mejor que el que tengo dedicado a la guitarra, al guitarrista y a sus hábiles dedos.


TE DEJO ACARICIAR MI CUERPO DE GUITARRA

Te dejo acariciar mi cuerpo de guitarra...
mientras pulsas las clavijas de mi alma,
y desfallezco,
dando al traste con mis planes de adorarte
cuando pisas sobre ceja con las cuerdas
sutiles y arrogantes que me atas.
La encordadura hecha suspiros 
de mis tardes sin tus tardes,
desafina en ésta, mi vida tranquila y sedentaria.
Rasgueas, rasgueas… y haces cosquillas
la planta de mis suelos,
arrancando sonidos de hojas secas aplastadas
cuando bailo al son que tú punteas,
cuando espero asida cada noche
al mástil, nodriza de madera, 
nave que trasteas bajo el puente,
llevando del bordón a la más fina
la nota de tu adiós que siempre desentona
en esta partitura del amor,
canción a media voz y a media luna,
la balada más triste, más sonora, más divina.