Páginas

jueves, octubre 03, 2013

Corpóreo y sutil (del poemario DiVersos)


Corpóreo y sutil frasco pequeño,

su cuerpo,

encierra el gran aliento de las esencias,

su alma,

hoy hebras de nieve, ayer guedejas de carbón,

su pelo,

mirada oscura, tizón ardiente,

sus ojos,

asida con garbo al ánfora posa,

su mano,

mientras pasea la vida como una joven donosa,

su garbo,

gracia gitana, piel lechosa,

su tacto,

fruta jugosa, verbo elegante,

su boca,

siempre castellana, dama de rompe y rasga,

su huella,

fugada de un lienzo vano sin pinceles ni colores,

la musa,

escapada de un Romero de Torres recién pintado,

mi abuela…

 

El corazón derramado en la cocina,

las manos en la colada

y la ropa recién tendida al sol seco del verano,

mientras en la solana se orean telas de cama

sin que falte el saludo afectuoso,

tertulia de la mañana,

al repicar con apremio las campanas,

pegando la hebra las tres,

mi abuela, la Chon y la Elvira,

apostadas junto al quicio del portal de otra vecina,

las tres.