Páginas

lunes, octubre 14, 2013

Depredadora


 
Entró en casa solapadamente y como quien no quiere la cosa, pero lo hizo tan firme y segura como quien sabe bien qué cosa quiere. Lo suyo, en principio, no era nada más que una visita de cortesía, lo cierto es que se quedó. Y no sólo eso, poco a poco se hizo fuerte y fue devorando a todos los miembros de mi familia. Empezó por las mascotas. En un decir amén se zampó al gato, al periquito, al perro y al abuelo, por ese orden. Después siguió por los humanos, hasta que finalmente le echó el ojo a los divinos, y es cuando vino a por mí. ¡Yo! que me creía intocable, invulnerable… “a mí eso no me pasa”. Pues ocurrió. Cuando acabó con todos los que estaban a mi alrededor, me llegó el turno… ¡y fue cuando me devoró la maldita Crisis!