Páginas

sábado, octubre 19, 2013

SÓLO UN BESO





Sólo un beso,

una caricia,

una porción de queso,

una miga en tus labios

tan propicia,

qué delicia

limpiar tu boca

con la mía,

con codicia,

con deseo,

con inusitada

osadía,

con ahínco

y con desvelo.

Deslizar mis dedos

por tu nuca

hacia arriba,

a contrapelo,

hasta llegar

a tu frente

 y cerrar tus párpados

con ellos,

rozar tus hombros

despacio,

con disimulada

vergüenza,

soltar lastre,

librarme de ella,

abrazarte,

abandonarme

al instinto primigenio,

tan procaz él

y tan bohemio,

a mis años, ya lo ves…

y decirte “qué ves”,

y me respondas

cortés

“supongo que a Dios,

llevo un rato

aquí a tu lado

tocando el cielo

con los dedos,

gozando el mundo

del derecho

y del revés”