Páginas

miércoles, octubre 02, 2013

DUERME, DUERME...


Cuando te tengo entre mis brazos, y te acuno para adormecerte, me reconcilio con la vida, con la humanidad entera. Miro tu rostro, en ocasiones sombrío, siempre inquietante, y es en estos momentos de paz cuando le percibo tierno, tranquilo, incluso risueño, ya ves tú… Ahora no te temo –sólo ahora-, no tiemblo si interrumpes mis sueños colándome una de tus negras pesadillas, no me hago un ovillo en el sofá si imagino tus pasos tras la puerta, no me entran sudores fríos si mi futuro no discurre en línea recta, y a cambio transita por un trazado serpenteante que tú te encargas de llenar de obstáculos, mi corazón no late desbocado ante aquello desconocido que tú me pintas de color de duda, pero tampoco se encoge angustiado cuando te empeñas en resucitar los fantasmas de mi pasado, no eres mi dueño ni mi cuerpo oscila al verte como oscilaría ante el vacío suspendido de una cuerda, mi mente es libre para tomar sus propias decisiones sin que un gesto tuyo, un simple mohín, me haga vacilar, ya no estás a mi lado cuando subo a un avión o cuando el mar se hace profundo bajo mis pies, tampoco irás conmigo al dentista ni me acompañarás cuando pasee a oscuras por calles vacías. En estos momentos sólo eres un frágil bebé, un lactante que apenas se mantiene erguido, estás en mis manos, dependes de mí, sabes… estás dormido y puedo aniquilarte si lo deseo, puedo hacerte desaparecer para siempre de mi vida, libre al fin, sabes lo que supone eso…qué va, tú no tienes ni idea porque sólo eres un niño de pecho dedicado a comer, dormir y engordar. Eres un bebé pacífico y gordinflón, debería quererte porque siempre estás conmigo, pero te odio, te odio, qué ingrata, verdad, qué perra, jajajaja… ¿sabes lo que haría contigo si no estuviese tan enganchada a ti, si yo no fuese tu puta madre…? Te estrellaría contra la pared o te lanzaría al río desde lo alto de un puente, Miedo, acabaría contigo y, en vez de crecer, serías cada día más pequeño y ridículo, apenas una sombra en mi existencia. Sería posible si no controlases mi vida y estuviese dominada por ti, colada por tus huesos, Miedo.